atomium bruselas 640

En el post anterior conocimos algún secreto y como visitar la Torre Eiffel en París, y hoy lo haremos de otro símbolo surgido también de otra exposición universal. Pues bien, uno de los símbolos de Bruselas, el Atomium también fue creado con motivo de una exposición universal.

Mucho más pequeña que la torre Eiffel, mide solo 103 metros fue construida en 1958 para ser parte solamente parte de la exposición universal ese año en la capital belga. Realizado en acero y aluminio esta formado por 9 esferas que muestra la estructura molecular del hierro ampliada millones de veces como si la viéramos en un microscopio. La física y yo nunca nos hemos llevado nada bien, pero un simple átomo desde luego no es, la Wikipedia lo define como un cristal de hierro, pero es una combinación extraña eso para mi. No tiene quizá una historia con cierto misterio como la torre francesa pero si tenemos en cuenta el contexto histórico en que se construyó le da un significado especial. La exposición universal de 1958 se celebró en plena guerra fría y después de la segunda guerra mundial donde se habían utilizado armas nucleares. Se trataba pues de simbolizar que se podía usar la energía nuclear con fines pacíficos.

Al contrario de la Torre Eiffel que no tiene apenas estructura interior, el Atomium aunque no lo parezca, se puede recorrer por dentro. 5 de sus 9 esferas están abiertas al público y se pueden ver exposiciones, hacer compras o comer en su restaurante. Y no solo eso las conexiones entre las esferas son escaleras mecánicas que permiten trasladarse con rapidez de una a otra. Mucha gente piensa que solo se puede ver por fuera, yo también lo pensé. Al día siguiente de haber ido, durante el viaje a Bruselas cuando fui a visitar el Parlamento Europeo que hay una parte de la exposición dedicada a contexto histórico de la unión europea por décadas y por supuesto sale el Atomium.

Pero aunque me olvidara de ver su interior, verlo por fuera tuvo su encanto su encanto, no solo por la iluminación navideña porque fui por la tarde en pleno mes de diciembre, si no por el trayecto que hice para llegar. El Atomium no esta en el centro, está un poco alejado y la recomendación principal es llegar en metro con linea 6 (azul) y bajar en la estación de Heysel/ Heizel. Pero en mi caso, no tenia buena conexión con esa linea. Pero como vi en el mapa que había otra linea, 7 (amarilla) en este caso de tranvía que tenia también parada en la misma estación y solo tenia que cambiar desde la linea 3 en dirección Esplanade. Se puede hacer en varias estaciones desde Van Praet a De Wand, aunque hay planos en los que estas estaciones aparecen sin nombre.

Grafitis entre estaciones de metro, Bruselas

A parte de que era la mejor conexión con De Brouckère a la ida y después a la vuelta con Anneessens, tiene una pequeña sorpresa. Por el centro de Bruselas hay paredes pintadas con motivos de cómic, se puede encontrar a Tintín y otros personajes. Pues entre las estaciones de la linea 7, Centenaire y De Wand las paredes están también llenas de pinturas, no con motivos de cómic, sino graffitis de inspiración igual más japonesa pero con unos colores muy llamativos. Como el tranvía no es subterráneo al menos en esa parte pueden verse bastante bien, que si fuerais con el metro no lo verías.

Con los grafitis belgas terminamos con este pequeño paseo por el Atomium que si tenéis oportunidad de verlo por dentro puede ser muy interesante. Lo dejo apuntado para el próximo viaje.

Hasta la próxima.

Un paseo por el Atomium

2 pensamientos en “Un paseo por el Atomium

Los comentarios están cerrados.