Así fue el BTLISBOANDO (1): Vinhos, bacalhao y cravos

bt lisboando 1 640

Este pasado fin de semana he podido conocer un poco Lisboa gracias al concurso que organizó Lisboando con el apoyo de Skyscanner y Hoteles Altis. También gracias al apoyo de Garrafeira Nacional, Inside Tours y Restaurante Claro. Pero también con muy buena compañía, empezando por nuestros guías Flavio de Lisboando y Jorge de Garrafeira Nacional que han sido unos excelentes anfitriones de la ciudad. Y por supuesto mis compañeros de concurso, Jesús de Vero4travel y Ricardo de El Arquitecto Viajero.

Garraferia Nacional

Empezamos el btlisboando por Lisboa, tarde el viernes conociendo la Garrafeira Nacional cerca del Mirador de Santa Justa. Antiguamente era una tienda de bacalao que la gente hacia enormes colas para adquirir el ingrediente básico de la gastronomía portuguesa. Pero hubo un momento que decidieron dedicarse solo a las bebidas alcohólicas de todo tipo, de Portugal y del resto del mundo. Cuentan con un gran surtido de todo tipo de bebidas, rones, ginebras, whiskies, vinos, champaña, cava y espumantes portugueses con pocos y muchos años. En esta tienda tienen también un pequeño museo con botellas muy curiosas, por su diseño, origen o antigüedad, no en vano tienen la botella de vino más antigua de Portugal igual incluso del mundo del siglo XVIII. Después de la visita a la tienda clásica de Garrafeira Nacional, nos dirigimos a su otra tienda GN Cellar para realizar una cata de vino. Pero antes nos detuvimos en el bar Buraco enfrente de la Garrafeira. Lo regenta el señor Manuel de Galicia que nos invito a probar su especialidad, el Pasteis de Bacalhao. Lo que viene a ser un buñuelo de bacalao en tamaño gigante. Se dice que los pasteis de Manuel son los mejores y nosotros estamos muy de acuerdo, están buenísimos saben realmente a bacalao.

Pasteis Bacalhao Bar Buraco

El pastei de bacalhao fue perfecto para la siguiente prueba del viaje, la cata de vinos en GN Cellar. Probamos vinos portugueses, pero al tercer caldo fui incapaz de seguir. Tengo poca cultura vinicola, lo sé. Pero empezamos con un vino dulce de Madeira fantástico, nada empalagoso y fácil de beber hasta para mi.

Cata GN Cellar

Después de la cata de vinos, fuimos a pasear por el Barrio Alto, vimos el mirador de Santa Justa y comimos algo ligero en Grapes & Bites. Tomamos entre otras cosas, los choriços do inferno que había visto comer a Edu y Eri Viajes en Oporto y un surtido de quesos portugueses. Nunca había oído a hablar de quesos de Portugal pero son realmente buenos. En el local había muy buen ambiente con música en directo, no eran fados. Un chico con una guitarra tocaba clásicos rockeros que hizo bailar mucho a un grupo de holandesas.

Acabamos la noche paseando un poco más por Barrio Alto hasta el mirador de Sao Pedro Alcantara. Después bajamos en el tranvía que recorre esa calle hasta Rossio. Es un recorrido corto que se puede hacer gratis con el ticket del Aerobus. A un lado de la calle, hay murales de grafitis pintados muy originales.

Vistas Hotel Alits Avenida

Al día siguiente por la mañana, empecé desayunando con las vistas de Lisboa en la terraza del Altis Avenida. Cada uno estuvimos en un hotel diferente, a mi tocó este al lado de Rossio. Es un edificio rehabilitado de los años 40 y el hotel tiene la decoración ambientada en esa época. Incluso los amenities del baño parecen de la época, con champús y leche hidratante sin parafina. El hotel tiene muy buenos detalles realmente.

Praça de Rossio

Después comenzamos todo el grupo del Btlisboando la visita de Lisboa a pie con Inside Tours. Cada sábado a las 10 se ofrece este recorrido por Lisboa que tiene una duración estimada de 3 horas que cuesta 15€. Fuimos parte de la visita guiada que hacen habitualmente, así que compartimos paseo con más gente. Con nuestra guia Lara conocimos la historia de Lisboa a través de sus plazas y edificios emblemáticos. Vimos la iglesia de Santa Domingo que ha vivido tres desgracias, la persecución a los judíos, el terremoto y un gran incendio. Curiosamente me hizo recordar la sinagoga portuguesa de Amsterdam construida por judíos portugueses y españoles expulsados de sus respectivos países.

Iglesia Santo Domingo

También entramos al mirador de Santa Justa que es accesible desde la praça do Carmo. Se puede entrar gratuitamente, por lo que se paga es por el ascensor. Esta un poco en obras y solo se puede acceder a un lado del mirador.

Vistas Mirador Santa Justa

Pero lo que más me gustó de la visita fue la praça do Carmo. Fue el escenario del hecho más importante en la historia reciente de Portugal. El 25 abril de 1974 una canción en la radio, Grândola, Vila Morena fue la señal para que la gente se concentrara en las ciudades para derrocar al dictador. Portugal estaba en crisis, envuelto guerras con las colonias que tenían al pueblo y partes del ejercito bien cansadas de ese régimen. Es por supuesto la conocida como revolución de los claveles y hay una placa en la plaça do Carmo que lo recuerda. La canción de Grândola, Vila Morena es de Zeca Alfonso dedicada a la agrupación musical de la villa portuguesa de Grândola que el régimen portugués de la época prohibió. Lara, nuestra guía nos cantó parte de esa canción en la misma praça do Carmo.

Praça do Carmo

Ahora en el momento histórico que nos esta tocando vivir, es realmente admirable que el pueblo pudiera expresar su voluntad y mandar a su casa a un dictador inepto de forma relativamente pacífica. Es fácil hacer comparaciones con la situación actual, sobre todo en esta semana que hay huelga general en Portugal, España y otros países del mediterráneo donde parece que han olvidado que el poder es del pueblo como dicen la canción. Queda mucho más que contar del viaje a Lisboa, pero seguiremos la próxima semana, prefiero dejar el relato aquí con un video con imágenes de la revolución de los claveles y la canción de fondo de Grândola, Vila Morena.

Las crónicas de los otros participantes del BTLisboando

Postamigo

Que hacer en Lisboa – Vero4travel

Ruta por Lisboa día 2 – Vero4travel

8 thoughts on “Así fue el BTLISBOANDO (1): Vinhos, bacalhao y cravos

    1. Fue una buena sorpresa si. Yo me lleve pasteis de Belem del aeropuerto que estaban genial. Por cierto, enhorabuena por la clasificación para la final de los Bitácoras 🙂

    1. y tanto que si Fran, lo hemos pasado muy bien 🙂

  1. Muchas gracias por la mención Dijuca :). Fue una gran experiencia el #BTLisboando y un honor conocerte a ti y al resto de participantes :).

    Saludos,
    Jesús Martínez
    Vero4travel

    1. Lo mismo digo Jesús, fue una gran experiencia y un gran honor. A ver si volvemos a coincidir pronto 🙂

  2. Pues yo me quedo con los pasteis de Bacalao y si hablamos de vino el de Madeira, un gran descubrimiento. Saludos!

    1. Y tanto, Ricardo la semana pasada justo publique un post de la garrafeira y la cata que hicimos 😉

Comments are closed.