National History Museum, mucho más que dinosaurios

national-history-museum-640

Esta semana os preguntaba en Facebook a que albergaba este hermoso edificio. Solo por ver su exterior ya vale la pena visitarlo. Se trata de uno de los muchos museos que existen en Londres, exactamente en la zona de South Kensigton junto entre otros al V & A museum que ya comentamos en otro post. Su nombre puede chocar un poco Natural History Museum, historia natural una disciplina que no se estudia como tal en las escuelas desde hace ya muchos años. Historia Natural era el término que designaba a los estudios científicos en general en los siglos XVII y XVIII. Era en principio la historia de los seres vivos y de la tierra, que actualmente existen otras especialidades científicas como la biología, geología, astronomía o botánica entre otras. Ya en el siglo XIX se le relacionaba más con el estudio de hierbas medicinales y de aves.

El National History Museum abrió sus puertas en 1881 como parte del museo Británico para albergar las colecciones del botánico Hans Sloane y de Joseph Banks que realizó expediciones con Charles Darwin. Donde se encuentra actualmente el museo fue parte de la Exposición Universal de 1862 y en el pabellón que había en su lugar estaba considerado el edificio más feo de Londres (ugliest building in London). Cuando se decidió crear el museo, se plantearon reformar el edificio, encargándole al mismo arquitecto que lo había construido un nuevo diseño. Pero lamentablemente o afortunadamente, el arquitecto original murió de repente y tuvieron que asignar el trabajo a otro arquitecto. Ese otro arquitecto, Waterhouse que da nombre al edificio le dio el giro a ese estilo románico y a su forma actual pasando de patito feo a hermoso cisne. Fue declarado museo independiente del Museo Británico en 1963. Pero hasta 1985 con la anexión del vecino museo de Geologia no paso a llamarse National History Museum.

Natural History Museum

La mayoría de gente, conoce este museo por ser el museo de los dinosaurios, ya que cuenta con una sala enorme dedicada a estos seres extinguidos. Algunos de estos animales no se muestran solo con esqueletos, hay incluso algunos que tienen movimiento y hacen ruido. Parece que estas viendo Jurassic Parc en vivo y en directo. Eso lo hace muy popular entre los niños y no tan niños. Pero ese museo tiene mucho más que ofrecer, con cuatro grandes zonas divididas por colores para visitar. La Zona Verde (Green) donde la protagonista es la Ecología y la Evolución, la Azul (Blue) donde están los dinosaurios y otros grandes animales. Sin olvidar la Zona Roja (Red) dedicada a las grandes fuerzas de la naturaleza y la zona Naranja (Orange) con un jardín de vida salvaje y un gran centro dedicado como no a Charles Darwin.

Aunque tenga más de 100 años, es un museo moderno e interactivo no solo por la parte de los dinosaurios, en la misma zona Azul hay una zona dedicada a la Biología Humana. Con explicaciones y cosas que puedes hacer sobre como funciona el cuerpo humano, experimentar con los sentidos que a veces engañan o poner a prueba nuestra memoria. Esta parte junto con las diferentes salas de animales disecados que también están por la Zona Azul, es de lo que más me gusta de este museo además de disfrutar del edificio.

Como todos los museos de Londres tienen entrada gratuita y esta abierto todos los días de 10 a 17:50. El último viernes de cada mes esta abierto hasta las 22:30. La mejor manera de llegar es en Metro, desde la estación de South Kensigton donde paran las lineas Circle (Amarilla), District (Verde) y Picadilly (Azul). Desde la estación no tiene pérdida hay un paseo subterráneo que conecta los diferentes museos de la calle Exhibition Road y el acceso a este museo es el primero.

Este articulo pertenece a la Guía de Londres, si buscas más información sobre Londres no dejes de consultarla.