nordiska-museet

En Suiza tienen en el Landesmuseum como museo nacional, en Suecia tienen su equivalente con el Nordika Museet en la isla de Djurgården. El Nordiska Museet o museo Nórdico como lo llaman la audioguia en español, incluida en la entrada e imprescindible para ubicarse en ese lugar de grandes dimensiones. El Nordiska es el sueño de Artur Hazelius por mostrar la cultura y las costumbres suecas, que imagino un museo 4 veces mayor sobre el país. Artur Hazelius es también el fundador de Skansen en la misma isla. El museo se abrió en 1873 en plena del época del romanticismo y el auge de los nacionalismos. Un poco la razón del museo era hacer sentir orgullosos a los ciudadanos de su propio país. Nada más entrar en el hall del museo hay una estatua del rey Gustav I, más conocido como el rey Vasa, de grandes dimensiones con una inscripción en sueco, que en castellano sería “Sed Suecos”. El rey Vasa fue el primer rey de Suecia independiente de la corona danesa, a la que perteneció Suecia. De la coronación de ese rey habían pasado en ese momento poco más de 300 años, para un país es no es mucho. En el museo se repasa mucho la historia y las costumbres del país a través de personajes, y sobre todo desde diferentes objetos. Algo que recuerdo que me llamó la atención es cuando se explica el midsommar, la fiesta de San Juan en Suecia. Hay una tradición durante ese fiesta que se trata de cantar y danzar alrededor del Midsommarstång que en inglés se llamaría Maypole y en castellano, árbol o palo de mayo. Se trata de un palo con hojas traído de Alemania que allí florece en mayo para celebrar el inicio de la primavera, que emigrantes alemanes llevaron a Suecia y esperaban que hiciera lo mismo. Pues allí el poste no florecía, pasaban los días, las semanas, se terminó mayo y llegó junio y con el inicio del verano alrededor del solsticio de verano por fin aparecieron las flores en el palo. Desde luego la naturaleza en Suecia se lo toma con calma, cuando fui a finales de marzo todavía había nieve en las calles de Estocolmo, así no me extraña que hay flores que salgan por San Juan. Aunque yo tengo otra teoría, las flores están en Assmannhausen junto al Rin esperando que se acaben los espárragos para irse a Suecia a celebrar el Midsommer. En mi plato de espárragos había una flor de adorno, mucha casualidad.

Esta es un de las cosas más curiosas que descubrí en el museo, también había una parte dedicada a las casas suecas y como se alimentaba la gente a lo largo de la historia. Se pueden ver los comedores con sus alimentos reproducidos y ver como habían evolucionado las diferentes comidas del día. Pero por lo que destaca el museo es por su parte dedicada al textil, cuando lo visite había una exposición dedicada a la moda de los últimos 300 años. Que conste, no soy una fashion victim, me da igual los colores, estampados que se lleven pero ver modelos de otras épocas me vuelve loca. Desde que vi la sala dedicada a la ropa del Victoria & Albert Museum en Londres, disfruto de ver este tipo de cosas. Supongo que es una manera de ver como era la sociedad en ese momento. A parte de esa exposición temporal, hay una sala llena de cajoneras con miles de tipos de diferentes tipos de textiles. Están dentro de las cajoneras para que protegerlos y que a la vez puedan ser vistos por los visitantes. Para pasarte un buen raro abriendo y cerrando cajones.

Fui al museo a ver una exposición sobre joyas saliendo del Skansen porque pensaba que me iba a gustar, y no solo me gustó, si no que me encantó. Es una lástima porque llegué un poco justa de tiempo y seguí la ruta de la audioguia con lo más destacado para hacer el recorrido en 45 minutos. Se puede hacer pero vale la pena dedicarle más tiempo. El museo abre normalmente a las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde. Los miércoles de septiembre a mayo cierra a los 8 de la tarde y desde las 5 la entrada es gratuita igual que con la Stockholm Card. La audioguia es siempre gratuita y esta disponible en español, os puede chocar un poco porque no es español peninsular, es muy claro y correcto pero no sé a que país corresponde. Para llegar se podría hacer a pie desde el centro, porque es de los primeros museos de Djurgården, al lado del Vasa. Si no enfrente hay una parada de transporte publico del tranvía 7 y de los buses 44, 69 y 76. Además en verano se puede llegar en barco.

 

Nordiska Museet, Suecia en un museo

Los comentarios están cerrados.