siegfried-mechanishes-musikabinett

Si el museo de Hans Christian Andersen en Copenhague es original, el museo de este post no tiene igual. Seguimos un poco con ese aire de cuento, pero este lugar tiene banda sonora propia y lo mejor tiene vida propia. Este museo fue lo último que vimos antes de marcharnos de Rüdesheim tras el viaje a Frankfurt y Rüdesheim que contamos en el tbmcatsur de Tarragona. Un pueblo a la orilla del Rhin siempre tiene algo de cuento, pero Rüdesheim puede presumir de contar con un museo poco convencional dedicado a la música.

El Siegfried’s Mechanisches Musikkabinett fue una recomendación que nos hizo Turismo de Alemania antes del viaje y nuestra guía Jacqueline el día anterior durante el Romantik Tour. Y desde luego un gran acierto, literalmente se traduciría como el gabinete de música mecánica de Siegfried. Se trata de una enorme colección de instrumentos musicales de todo tipo adaptados para que ejecuten melodías de forma automática. Lo primero que me vino a la cabeza al pensar en este tipo de instrumentos que tocan solos fueron las pianolas del Oeste, esos pianos que tocan solos mientras gira un mecanismo mientras están los vaqueros pegándose tiros en el Saloon que salen en las películas.

Blogtrip Frankfurt y Rüdesheim

Pero esas pianolas son un ejemplo de este tipo de instrumentos, que van desde las pequeñas cajas de música con la bailarina imantada que va dando círculos hasta un organillo de feria pasando por gramolas. Son instrumentos de todo tipo que Herr Siegfried Wendel empezó a coleccionar tras visitar un museo de pianolas del oeste en California durante su luna de miel. Y con la idea de mostrarlos y de paso conseguir fondos para continuar coleccionado y reparando instrumentos decidió abrir ese museo en Rüdesheim. Para ello eligió un precioso edificio del siglo XIV, der Brömserhof que alberga el museo desde 1969. Es el más antiguo de este tipo de museos en Alemania.

Blogtrip Frankfurt y Rüdesheim

Esta abierto al público de marzo a diciembre todos los días de 10 a 18h y la visita al museo se hace por un guía que hace sonar los diferentes instrumentos a parte de explicar el origen y como se utilizaban. Las visitas guiadas se hacen en nueve idiomas incluido el español y duran unos 45 minutos. En nuestra visita se encargó Elizabeth de Francia que hablaba muy español de mostrarnos los instrumentos, ponerlos en marcha y explicarnos su historia. Muchos de los instrumentos están hechos en madera y algunos decorados de forma exquisita que parecen teatros en miniatura que a base de rollos de papel o hierro perforados interpretan melodías y los hay incluyen figuras que también se mueven. Poco antes de acabar la exposición se ve el taller donde se reparan los instrumentos con todas sus herramientas. La visita se acaba en una sala con un organillo que se puede tocar, mejor dicho girar la manivela para que suene la música y aunque no lo parezca hay que hacerlo de forma rápida para que las notas formen la melodía correspondiente.

Blogtrip Frankfurt y Rüdesheim

Hay bastantes pianos, pianolas, tocadiscos y primitivos de grabación de discos con sus vinilos o metales de antes que se inventara el vinilo más habitual de los discos. Los aparatos de grabar son como las gramolas de escuchar los discos, donde las primitivas perforaban los discos según los sonidos que captaban con grandes campanas sobre los pianos. Después llegaron los vinilos con sus rayas y los microfonos que captaban mejor los sonidos. En la película La leyenda del pianista en el océano basada en la obra de teatro del mismo nombre de Alessandro Baricco aparece un aparato de grabar parecido a estos. La película es la historia de un niño que es abandonado en un transatlántico que va de Europa a Estados Unidos al nacer y se queda en el barco en 1900. Al crecer se convierte en un virtuoso del piano y un productor de discos va a grabar su música al barco con un primitivo aparato. Cuando el pianista que no ha salido nunca del barco y no ha conocido otra cosa, lo escucha se enfada y acaba rompiendo el disco grabado porque se asusta ante la idea de que la música suene sin estar tocándola él en ese momento. En este video de la película podéis ver como se hace la grabación con esos instrumentos. Ahora bien, ¿Tim Roth tocaba realmente el piano o solo fingía el piano lo hacía solo? Después de ver este museo todo es posible.


Ver mapa más grande

Siegfried’s Mechanisches Musikkabinett en Rüdesheim, donde los instrumentos toca solos

Los comentarios están cerrados.