palacio-de-Drottningholm

Si en el post anterior se habla de un palacio real, el siguiente pues también. De Aranjuez nos vamos a Estocolmo donde veremos un palacio de cuento de hadas a finales de marzo todavía cubierto de nieve, increíblemente. Se trata del palacio de Drottningholm, una de las residencias de la familia real sueca. Esta un poco apartado del centro, pero se puede llegar rápidamente en transporte público en cualquier época del año y desde semana santa en barco. El palacio está rodeado de jardines y otros edificios, como un teatro que también es visitable, un pabellón tienda de campaña y un pabellón de inspiración china que abre en verano rodeado de unos jardines enormes que se pueden visitar de forma gratuita.

Estocolmo 2013 325

Se construyó a finales del siglo XVI como palacio para la reina Catalina esposa de Juan III en la isla de Lovön y le dieron el nombre Drottningholm que significa justamente islote de la reina. Años después se incendiaria y otra reina Eduviges Leonor lo mando reconstruir en un estilo bastante fastuoso porque coincidió con el fin de la guerra de Westfalia donde Suecia salió convertida en una gran potencia de Europa. En el siglo XVIII lo recibió la princesa y futura reina Luisa Ulrica que decidió remodelarlo y darle el toque rococó digno de un palacio francés. También reformó el antiguo teatro destruido por un incendio para que estuviera acorde con el palacio. El teatro se ha conservado tan bien que todavía se pueden representar obras con la maquinaria original. Al teatro se entra con visitas guiadas a horas concretas, conviene estar atento porque si es como el palacio es digno de ver. La reina Luisa Ulrica no pudo disfrutar mucho de su palacio, se lo tuvo que vender a su hijo Gustavo con el andaba peleada por cuestiones políticas. A principios del siglo XX fue modernizado y en 1977 se empezó una restauración del interior que terminó en 2002. Desde 1981 es residencia habitual de los reyes de Suecia y en 1991 entró en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Estocolmo 2013 326

El palacio no es muy grande comparado con el palacio real de Estocolmo en Gamla Stan, sobre todo la parte que se muestra a público, porque hay una ala que ocupa la familia real. Las estancias que se muestran son bastantes recargadas y llenas pero la decoración no es excesiva, al contrario no tiene nada que envidiar otros palacios reales europeos. El palacio de Amalienborg en Copenhague, que antiguamente formaba parte del mismo reino es mucho más sencillo.

Estocolmo 2013 328

Otra cosa que no hay que dejar de hacer es pasear por los jardines, si hay nieve cuidado con el hielo, me encontré zonas a las que casi no se podía llegar sin riesgo de darte un buen resbalón si no llevas zapatos suecos. La gente allí no tiene problemas para andar, no sé de que deben hacer sus zapatos. En primavera más hacia el verano, se puede visitar el pabellón chino y el museo de Vries.

Estocolmo 2013 334

El palacio esta abierto al público cada día en verano y en invierno solo los fines de semana, pero hay ciertos festivos en que esta abierto, podéis consultar su web con los horarios más completos y algo de información en español. La entrada son 100kr pero con la Stockholm card la entrada es gratuita. Para llegar en barco, hay que salir desde el muelle del Ayuntamiento de Estocolmo en la página web de la compañía Bromma podéis ver las tarifas y horarios. Si vais con prisa o ese día no hay barco, desde la estación central con el metro podéis llegar a Brommaplan y allí en la estación de buses de afuera tomar los buses 301-323,177 ó 178. Hay un pantalla informativa con los horarios de los buses y la marquesina correspondiente, no tiene pérdida.

Visita al Palacio de Drottningholm en Invierno

Los comentarios están cerrados.