Un pequeño capricho: Cenando a bordo de un barco en Estocolmo

barco estocolmo 640

A veces aunque se viaje de manera muy austera, apetece darse un capricho algo caro pero especial. Cosas que se supone que se deben hacer en pareja y de hecho sería un muy buen plan para San Valentín, ya que hoy es el día. Pero ni fue en san Valentín ni lo hice acompañada, sino en Semana Santa y en Estocolmo, que decidí hacer algo fuera de lo habitual y hacerme un pequeño homenaje. A finales de marzo cuando todavía esta toda la ciudad cubierta de nieve, no son muchas las actividades comparadas con la época más estival que se pueden hacer, por ejemplo hacer recorridos en barco por las islas de la bahía, pero poco a poco empiezan a ponerse en marcha. Hay barcos por ejemplo que ya empiezan a ir al palacio de Drottningholm y a otros lugares. Pero no solo se limita a paseos por la zona, también es posible hacer otro tipo de actividades como hacer una buena cena a bordo mientras el barco va navegando por la bahía.

 Este post se ha trasladado a Pimienta en la Ensalada nuestro nuevo blog de Gastronomía Local y Viajera 

Comments are closed.