TBMGIJÓN: Visita a Cudillero

Vista de Cudillero y el puerto desde el barrio de la Cai
Vista de Cudillero y el puerto desde el barrio de la Cai

Hace unos días publicamos la primera parte de las jornadas digamos más técnicas del TBMGIJÓN, pero como es habitual desde varias ediciones, a parte hay un programa de actividades para el día de inicio y el día siguiente para conocer mejor la ciudad sede y los alrededores. En este caso Gijón Turismo nos ofreció una oferta muy completa para ese fin de semana y fue bastante difícil decidir cuales escoger. Con la idea de ver algo más de Asturias, me quedé con la visita guiada a Cudillero a poco más de una hora de Gijón. Esa fue una actividad que pude compartir con Vero y Alfredo de Viajandopor y Meritxell de Tourismwithme. En la crónica de las jornadas al ser en la Laboral de Gijón hice un poco el paralelismo con la vida universitaria, este curiosamente ha sido un TBM muy estudiantil por el guía que tuvimos en Cudillero, Hugo de Guias Tour Asturias, es también profesor universitario, de turismo como no podía ser de otra manera. Eso si de la escuela privada no de la pública que esta en la Laboral de Gijón.

Vista del Faro de Cudillero desde el paseo marítimo
Vista del Faro de Cudillero desde el paseo marítimo

Mi idea era llegar en tren que existe una línea de FEVE Gijón – Cudillero pero con el lío del smartphone que no se encendía ni para atrás, salí mas tarde de lo previsto y no podía llegar a la estación. Así que no tuve más remedio que ir en bus Asla que cuesta 5,60€, tarda 1:20h y salen cada hora en punto El tren tarda entre 1:40, cuesta 3,25€ y sale cada hora a y 31 minutos la linea directa. También se puede llegar bien desde Oviedo. El autobús tiene una pequeña ventaja sobre el tren, la parada está mas en el centro y por lo tanto más cerca del paseo marítimo. Allí y más concretamente en la oficina de turismo era el punto de partida de nuestro tour. Antes de empezar pudimos conocer a Trini de Yo adoro viajar que se encarga de la oficina.

Después de esto empezamos el recorrido viendo un poco el puerto y ponernos un poco en situación antes de acercanos al centro del pueblo por un camino poco convencional. Cudillero es actualmente un lugar muy turístico por una razón poco común, en 1995 decidieron participar en un programa de televisión donde competiría con otros pueblos. No solo participó, si no que llegó a la final y la ganó convirtiéndose en el ganador de la primera edición de uno de los programas clásicos de la televisión en España. 20 años después no recuerdo mucho del programa pero supongo que entre la prueba de la vaquilla y la de la patata caliente Ramón García debía contar las maravillas de los pueblos participantes. Y a los espectadores les debió gustar aquel pueblito de pescadores de Asturias y empezaron a visitarlo en masa.

Aquel pueblito de pescadores ya era conocido por que antiguamente tenían que guardar las barcas de pesca en la plaza porque el fuerte oleaje las rompía o llevaba del puerto. A parte dedicarse a la pesca durante años algunos de sus habitantes trabajan en la fábrica de conservas. La fábrica estaba en la parte alta del pueblo y para llevar el pescado desde el puerto tenían que cruzar todo el pueblo cuesta arriba con las molestias que ello conllevaba. Así que hace 120 años se les ocurrió construir un túnel y de paso canalizar el río Piñera para evitar inundaciones y transportar el pescado de forma más fácil y cómoda. Cuando la fábrica dejó de funcionar en ese lugar se mantuvo abierto el túnel para peatones. Y ese túnel justamente fue el camino poco convencional que nos acercó al centro del pueblo. Sinceramente da un poco de impresión caminar por lo que parece un desagüe, pero el agua es limpia, los pasos son anchos y a pesar de estar húmedos no resbalan. Y no hay a penas tráfico porque la gente no suele ver la entrada o se piensan que no se puede pasar. La de pateo que me habría ahorrado aunque fuera de bajada si lo hubiera sabido antes.

Interior del tunel de
Interior del tunel de “las conservas” de Cudillero ahora paso peatonal

Al llegar al final del túnel, donde estaba la antigua fábrica de conservas se encuentra un barrio muy interesante de Cudillero, el Tocóte. Ese nombre lo recordaría más tarde en la masterclass de Gijonismo en la Laboral donde una de las lecciones versaba sobre el idioma de Asturias, no el bable o el asturianu sino sobre las peculiaridades del castellano que se habla en el principado. Una de las más destacadas, que Hugo nos explicó también es la alteración del orden de los pronombres, cuando ellos dicen Tocóte en el resto de España diríamos Te Tocó. Por justamente es un barrio formado por viviendas de protección oficial que fueron sorteadas entre la gente joven del pueblo para evitar que se marcharán al no estar la fábrica.

Parte de uno de los arco ojivales y el  Santo Cristo de la Capilla del Humilladero de Cudillero
Parte de uno de los arco ojivales y el Santo Cristo de la Capilla del Humilladero de Cudillero

Pero en Cudillero hay lugares más hermosos y más habituales que visitar que un barrio de vivienda social aunque tenga un nombre curioso. Como todo pueblo tiene su iglesia, como buen pueblo de pescadores dedicada a San Pedro de estilo gótico con referencias marinas como una lámpara hecho con un timón. En la iglesia hay aparte de la imagen de san Pedro también se encuentran imágenes de otros santos y vírgenes que la mayoría son sacados en las procesiones del pueblo. Al lado de la iglesia está el ayuntamiento y una plaza donde ese día viernes había un mercado de productos artesanales. Además de la iglesia hay un pequeña capilla a destacar, la del Humilladero donde los reos condenados a muerte pasaban sus últimas horas. También los pescadores iban a pedir protección al Santo Cristo y los conflictos entre vecinos se solucionaban ahí. Es una pequeña capilla gótica que se considera el edificio más antiguo del pueblo y haciendo reformas descubrieron tres arcos ojivales y pinturas medievales en el techo. Un rincón que todavía podría dar alguna sorpresa más porque aún esconde información.

Retablo de San Pedro de la iglesia de Cudillero
Retablo de San Pedro de la iglesia de Cudillero

Después de la visita a la capilla del Humilladero, pudimos descubrir una de las piedras más interesantes de esta zona y muy apreciada por los peregrinos del camino de Santiago. Se trata de la Quiastolita también conocida como andalucita, que al cortarla se ve en su interior una cruz. Los antiguos pobladores lo asociaban a un trébol de 4 hojas por supuesto y además le atribuían propiedades mágicas. Esta piedra es utilizada en la fabricación de joyería, colgantes, pulseras y como no pendientes que son mi debilidad. No pude resistirme a llevarme unos combinados con plata, 36€ me costaron en la Joyería Ceballos que ellos mismos fabrican las joyas y nos explicaron la leyenda de esta roca tan original.

Casa de Indinanos en Cudillero con elementos modernistas
Casa de Indinanos en Cudillero con elementos modernistas

Para mis compañeros llegó a continuación la hora de la merienda, en un pequeño supermercado tuvimos una pequeña clase de repostería asturiana y otra muestra de la masterclass de Gijonismo que no sería la única durante el tour. Los asturianos hablan de forma muy cariñosa y más en un pueblo que todo el mundo se conoce. Ganaron el Grand Prix pero el pueblo más o menos conserva su autenticidad.

Secado del pescado tradicional en la entrada de una casa de Cudillero
Secado del pescado tradicional en la entrada de una casa de Cudillero

Como también conserva muchas casas con valor arquitectónico de quienes fueron hacer las Américas y regresaron con fortuna para al menos hacerse una casa en condiciones. Son las llamadas casas de Indianos que como en muchas ciudades y pueblos cambiaron la fisonomía de las calles. Balcones, fachadas decoradas y algo diferentes a las casas del pueblo. Las casas tradicionales de Cudillero son también muy bonitas, sobre todo las de la parte más baja del pueblo antes de llegar al paseo marítimo. Casas muy cucas pero pequeñas y sobre todo en la parte más alta conocido como el barrio de La Cai se están abandonando y poniendo en venta, para una temporada, durante los fines de semana puede estar bien. Porque justo de esa parte se tienen las mejores vistas del puerto y del pueblo y es además un sitio muy tranquilo, no pasan coches, la cartera tiene que ir a pie a entregar las cartas. También se pueden ver como todavia secan el pescado en las entradas de las casas. Y por último en el pueblo vimos abajo la antigua Lonja del Pescado convertida en aula de mar con fines didácticos con el nombre de los los pixines y el mar. Pixín es el nombre como aquí se conoce al rape y se parece bastante al gentilicio de Cudillero, Pixueto que suena quizá a pescador. Antiguamente ese nombre solo se daba a los que efectivamente eran pescadores, a la gente del barrio alto que eran comerciantes se les llamaba caízos.

Vistas Cabo Vidio
Vistas Cabo Vidio

La visita al Cudillero pueblo que era la actividad prevista nos llevó una hora y media pero también es muy recomendable la visita al Cabo Vidio con sus impresionantes acantilados. Eso hicimos después por nuestra cuenta con el resto de compañeros además de visitar otros pueblos como Candás antes de regresar a Gijón.

Comments are closed.