TBMGIJÓN: Carta a Jovellanos

Cuadro de Jovellanos y muebles en su Casa Natal en Gijón
Cuadro de Jovellanos y muebles en su Casa Natal en Gijón

Querido señor Jovellanos:
Este pasado fin de semana he tenido la oportunidad de conocer su ciudad y comprender por fin la importancia de su obra y porque a la universidad donde estudié se les ocurrió poner su nombre a una de las facultades, algo que en su momento no pude entender. Debería empezar por presentarme, pero creo con que le explique que me dedico a escribir sobre viajes algo que sé que usted hizo también además de hacerlo de otros muchos temas y estoy segura que de haber vivido en el siglo XXI seguramente habría tenido como minimo un blog. Incluso me puedo imaginar que clase de bloguero sería, alguien que disfrutaría simplemente escribiendo y compartiendo su conocimiento como hacia con sus cuadernos escritos a mano. Aunque es mucho más importante que le cuente que vivo en una ciudad donde pasó 7 años de su vida pero no le damos la importancia que se le da en su propia ciudad, porque está claro que apenas le conecemos.

Placa Paseando con Jovellanos en la Plazuela de Jovellanos
Placa Paseando con Jovellanos en la Plazuela de Jovellanos

A pesar de que en varios ocasiones se me había usted cruzado. La primera vez que le vi era un poster en la pared para celebrar no sé que aniversario de su nacimiento o muerte en mi instituo. Estaba sentado en una mesa con libros con uno de sus brazos que se apoyaba en la mesa sosteniendo su cabeza con una expresión algo triste. Sus razones tenía para estar triste en literatura española nos explicaron que estuvo preso en el Castillo de Bellver y no le dejaban escribir porque tenia problemas en la corte real a causa de sus ideas más modernas que el resto. Así que unos cuantos años después vi que al edificio en cuestión le habian puesto su nombre pensé que no era adecuado. En la universidad siempre se ha nombrado a los edificios con personajes nacidos o muy relacionados con las islas. Para mi estar encerrado en Bellver por el rey castellano de turno, no me parecía suficiente, nosotros no le habíamos encarcelado y por tanto no le teniamos que compensar por nada.

Antiguo Real Instituto Asturias, actualmente Hotel Casona de Jovellanos en Gijón
Antiguo Real Instituto Asturias, actualmente Hotel Casona de Jovellanos en Gijón

Pero hace poco más de un año tuve la oportunidad de hacer una visita al completa al castillo gracias al curso de promoción turística que estaba haciendo. Una de las profesoras que nos acompañaba estaba hablando con el guía de la visita y como no, salió usted a colación. Primero que tenía muy claro a donde lo habían llevado, una joya del medievo que no debería ser usada como prisión. Actualmente el castillo, uno de los pocos con planta circular del mundo ya no tiene por supuesto esos usos, es un museo de historia de la ciudad y por supuesto hay constancia de su paso por allí. Y también que no pasó tanto tiempo entre rejas, pudo salir y conocer la isla como reflejó en su diario de viaje y lo más importante se dedicó a poner por escrito la historia y la arquitectura de emblemáticos edificios empezando por el mismo castillo de Bellver, en un momento en que no existian guías de viaje. Pero esas obras son solo una pequeña parte de su extensa y variada bibliografía de historia, arte, educación, derecho y economía.

Museo Casa Natal de Jovellanos en Gijón
Museo Casa Natal de Jovellanos en Gijón

Algo que he podido confirmar con la visita a su ciudad con la actividad que nos ofreció Gijón Turismo una ruta temática por lugares donde vivió, creó usted mismo u otros a través de sus recomendaciones que dejó en su obra. En Gijón no solamente le han puesto su nombre a una facultad universitaria con las mismas carreras casi como en Mallorca, le han puesto una plazoleta, una calle, un teatro, su casa natal y el instituto asturiano siguien pie aunque diferentes usos y muchas de las recomendaciones en sus escritos sobre urbanismo son una realidad en la ciudad.
Empezando por la plazoleta enfrente de su casa natal donde Aitor nuestro guía ese día nos puso en antecendentes. A pesar de haber vivido poco tiempo en su ciudad, escribo mucho sobre ella, los lugares que le gustaban como el cerro de Santa Catalina que hoy es un parque donde se encuentra el Elogio del Horizonte, una estatua que un escultor del siglo XX Eduardo Chillida y las mejores vistas del Cantábrico que se pueden ver en Gijón. Tambien el paseo maritimo con el muro que aconsejó en sus escritos. Antes de la visita estuve en el museo del Ferrocarril, allí recuerdan que usted escribió sobre la importancia del carbón para potenciar la economía asturiana. Bien el carbón que recomendó extraer fue vital para ese medio transporte llevara personas y mercancías por Asturias y el resto de España. Estaba tan seguro de la importancia del carbón que fundó un instituto para formar a mineros pero también a pescadores, el Real Instituto Asturiano de Náutica y Mineralogía que permaneció abierto el tiempo que fue ministro. Hoy en día ese lugar sigue existiendo pero convertido en hotel.

Elogio del Horizonte de Eduardo Chillida en el Parque Cerro de Santa Catalina en Cimavilla, Gijon
Elogio del Horizonte de Eduardo Chillida en el Parque Cerro de Santa Catalina en Cimavilla, Gijon

Y por último la casa que el vio nacer también sigue en pie como museo dedicado a su persona y donde también se muestran obras de pintores y escultores asturianos. Una que seguro que le gustaría, el Retablo del Mar de Sebastián Miranda que ocupa una sala del piso superior en sus dos versiones, una en escayola y la otra en madera. En el Retablo del Mar se muestra un día del mercado de subasta del pescado, una escena común reproducida hasta el último detalle, casas, objetos y sobre todo personas que de modelos sirvieron las familias de pescadores que acudían al mercado, gente real que el artista se encargó de dibujar uno a uno para incluirlos después en la obra. Pero en su casa están algunos de sus mueblos y sus libros, me ha gustado encontrar entre ellos un estudio sobre uno de los edificios que más nos gusta a los palmesanos, La Lonja, lugar donde se reunían los mercaderes, uno de los mejores ejemplos de gótico civil que lo usamos como espacio para exposiciones y eventos. Con todo esto ya he acabado de convencerme de que el edificio en el que estuve estudiando no podía llevar otro nombre. Y llegado a este punto darle las gracias no solo por ser de los primeros «forasteros», es como se llama en Mallorca a la gente de fuera en poner en valor nuestro patrimonio en su momento, que por desgracia no es tan apreciado como nuestras playas, sino ambién por haber tenido la oportunidad de conocer Gijón y la costa cantábrica, hermosa y peligrosa a la vez, usted lo sabe muy bien, el puerto de la Vega fue su ultima morada. Y con esto me despido encantada de haber podido descubrir algo más usted.

Retablo del Mar en madera en la Casa Natal de Jovellanos
Retablo del Mar en madera en la Casa Natal de Jovellanos

P.D. Esta es la manera que me parecido más adecuada y realmente me apetecia y sentía que hacerlo así de contaros la visita guiada a la ruta de Jovellanos de las actvidades del TBMGIJÓN. La historia que os cuento es real, el personaje de Jovellanos se me ha cruzado varias veces en la vida como veis y he creído conveniente contarosla para que quedara más claro porque escogí esa actividad. Por cierto al hacerlo en formato epistolar, me dejaba de explicar que esa ruta la hice acompañada de Nuria y Juanjo con sus perros guía Bella y Whost. Ellos fueron ponentes de las jornadas con una exposición muy interesante, de las mejores sin duda para mi, que está incluida en la segunda parte del resumen.

Comments are closed.