La mezquita construida para ser Sinagoga, Santa María la Blanca de Toledo

vista-de-toledo
Vista de Toledo

¿Os imagináis un rey cristiano enviando un embajador judío a firmar un tratado de paz con un reino musulmán? Pues es una de las teorías que existen sobre la construcción de este lugar en un ciudad cristiana, realizada por arquitectos musulmanes para ser utilizada como sinagoga. Esto que en pleno siglo XXI suena a ciencia ficción, ocurrió en el Toledo de los siglos XII y XIII. En esta ciudad castellana convivieron durante siglos musulmanes, cristianos y judíos. Durante esa época se construyó y reconstruyó esta sinagoga llamada actualmente de Santa María La Blanca. En una de sus vigas figura inscrito el año 1180 como de primera construcción pero también se sabe que fue reconstruida a partir de 1260. Esta era una de las diez sinagogas que aparecen documentadas en el Toledo de la época. En ese momento era conocida como la mayor o la nueva según diferentes fuentes. Y su aspecto difería bastante de otras sinagogas del momento, no siguen el mismo patrón en su estructura.

Cosa que no ocurría con las iglesias cristianas que desde bastante antiguo tenían patrones mucho más definidos por las diferentes ordenes religiosas. Primero con la regla de san Benito que establecía incluso como debían ser las iglesias y monasterios dando origen a lo que se conoce como estilo románico. Más tarde la orden del Císter hizo lo mismo dando origen al estilo gótico.

sinagoga-santa-maria-la-blanca-toledo-640
Fachada Sinagoga Santa María la Blanca

Pero en el caso de la sinagoga parece ser que a quien se encargó de promover la construcción había visto la arquitectura almohade de Sevilla y había quedado tan asombrado que contrató a arquitectos de allí para hacerla. Igual de asombrados o más debieron quedar los almohades con la propuesta del judío de construir una sinagoga. Evidentemente los almohades le explicaron que ellos no sabían hacer sinagogas que lo que sabían construir eran mezquitas. “Ah, vale que eso se llama mezquita, pues pongame una de esas entonces”, les debió responder el judío. “De acuerdo le hacemos una mezquita y como usted mismo vea”, le debieron responder los arquitectos. Poco se imaginarían que esa mezquita sinagoga serviría de ejemplo a otras sinagogas de España y Europa en el siglo XIX.

Y así se construyó la mezquita para ser una sinagoga durante más de doscientos años. Hasta que la peste negra que sirvió como excusa para los pogromos, los alzamientos de los cristianos contra los judíos destruyó la mayoría de sinagogas de Toledo. Esta quedó más o menos en pie y años después la iglesia católica la requisó para destinarla al culto cristiano después de hacerle algunas reformas para adaptarla. En ese momento se la pasó a llamar Santa María la Blanca. Más tarde quedó abandonada para usos religiosos y confiscada por el estado que tras la guerra civil fue devuelta a sus anteriores propietarios. Actualmente se sigue sin realizar ninguna clase de culto, hoy está abierta al público como sala de exposiciones que permite ver uno de los ejemplos más representativos de la convivencia de religiones en la edad media. Los horarios y precio de la entrada los podéis encontrar aquí.

Cuando la visité en 2010 durante la excursión que hice a Toledo, no tomé apenas fotografías sobre todo en el interior. Fue la primera sinagoga que visité, he visto algunas más como la Sinagoga Portuguesa de Amsterdam, y entré de pura casualidad porque en Toledo no faltan sinagogas y mezquitas para visitar. Y recuerdo que me fui con la sensación de que ese no era un lugar común, no es iglesia, no es sinagoga tampoco mezquita, lo es todo a la vez. Eso sin tener idea de la mayor parte de toda esta historia. Para que tengáis una idea del interior y de algún detalle más sobre su construcción os dejo este video de Lagarto Rojo sobre la sinagoga de Santa María la Blanca en Toledo.

Comments are closed.