israel-10-dias-rumbo-al-mar-muerto
Rumbo al Mar Muerto

Dejamos la primera parte de la crónica de los diez días en Israel con Belén y los souvenirs típicos del país. El último día de estancia en Jerusalén lo dedicamos algo bastante habitual en los viajes a Israel sean circuitos organizados o no, ir de excursión a la Fortaleza de Massada y el Mar Muerto. Esta excursión tiene una tarifa oficial, en todas partes, agencias, webs y demás os la venderán a 80€/105$ por persona y se puede encontrar con el resto del viaje o una vez allí el guía os la ofrecerá. Este precio es saliendo desde Jerusalén porque tiene en cuenta que la distancia es menor que desde Tel Aviv. En coche de alquiler se llega sin problemas y también debe hacer opciones en transporte público que investigaremos el día que dediquemos un post completo a estos lugares.

Fortaleza de Massada, Israel
Fortaleza de Massada, Israel

Bordeando el Mar Muerto se llega primero a la Fortaleza de Massada, el palacio que mandó a construir Herodes para protegerse lo más lejos posible de todo. Pero la fama de este lugar viene por su papel en una revuelta de los judíos contra los romanos. Unos 1000 judíos resistieron durante meses el asedio romano y antes de entregarse a los romanos decidieron quitarse la vida. Algunas de las construcciones se conservan en bastante buen estado, baños romanos y rituales judíos, terrazas, murallas que se pueden visitar subiendo a un teleférico. Se paga entrada y el vieja de ida y vuelta con el teleférico o el acceso por el camino de la serpiente que fue el usado para la construcción, si se va por libre. En Massada al estar en el desierto de Judea hay que decir que pega mucho el sol, importante ponerse crema solar, llevar agua y algo para cubrirse la cabeza una gorra o un paraguas.

Fortaleza de Massada, baño romano convertido en ritual judío, Israel
Fortaleza de Massada, baño romano convertido en ritual judío, Israel

Después de la fortaleza la siguiente parada es Qumran donde se encontraron los famosos manuscruitos del Mar Muerto. Los manuscritos se pueden ver en Jerusalén en el museo de Israel donde también está la maqueta de Jerusalén en tiempos de Jesús. En el post anterior incluimos la foto pero no habíamos comentado. Es un complejo de varios museos cerca del Parlamento está algo alejado del centro y del tranvía. En Qumran a aparte de ver las cuevas, hay un restaurante autoservicio y una tienda de comprar productos cosméticos del Mar Muerto con opción a devolución de impuestos. Hay dos marcas destacadas Seacret y Ahava que se venden con un cierto descuento.

Kalia Beach, playa del Mar Muerto, Israel
Kalia Beach, playa del Mar Muerto, Israel

Y la última parada de la excursión fue Kalia Beach, una playa de un Kibbutz donde puedes probar un baño en el Mar Muerto. El lugar perfecto para descubrir si los pendientes, anillos o collares son realmente de oro o no. Si son de plata las joyas acaban negras, suena a maldición pero es así. En el agua se puede estar un máximo de 15 minutos seguidos, porque la piel no absorbe más sal y otros elementos del agua. Hay barro en el fondo para hacerse un tratamiento pero solo de estar en esa agua la piel ya que lisa y con un buen tacto.

Basílica de la Anunciación, Nazaret, Israel
Basílica de la Anunciación, Nazaret, Israel

Al día siguiente dejamos Jerusalén y pusimos rumbo a Galilea pasando por el valle del Jordán a través de la Gandhi Road que cruza esa parte y conecta ciudades de Israel y de los Territorios Palestinos. Por esa carretera pueden conducir tanto judíos como palestinos, lo que no pueden salir a las ciudades que son del otro. La primera parada fue Nazaret, la ciudad de la virgen María y San José. Pertenece a Israel pero es de mayoría árabe y también viven cristianos. Los árabes residentes en ciudades que pertenecen al estado de Israel, un 30% de la población tiene la nacionalidad y derecho a voto. En la Kneset, parlamento de Israel el 10% de los diputados son israelienses árabes, no cuadra el número porque igual que en España votar no es obligatorio. Al contrario que Belén, Nazaret es una ciudad mucho más bonita y menos masificada turistícamente.

Casa de María, Basílica de la Anunciación, Nazaret, Israel
Casa de María, Basílica de la Anunciación, Nazaret, Israel

La basílica de la Anunciación bajo la que están los restos de la que era la casa de María y la carpintería de José. Bueno, ¿y como se sabe que son los lugares bíblicos digamos? Pues para eso hay básicamente dos maneras, la tradición oral y la manía que tuvieron los romanos de hacer templos a sus dioses en los lugares sagrados cristianos para evitar que hicieran uso de ellos. Así Santa Helena la madre del emperador Constantino el que convirtió el cristianismo en la religión del estado, al llegar a Tierra Santa lo tuvo muy fácil encontrar todos los lugares y mandar a construir iglesias sobre ellos. No todas han sobrevivido por lo que se tuvieron que volver a construir. Por eso, muchas de las iglesias de estos lugares son del siglo XX reconstruidas bajo el mandato británico.

Carpintería de José, Basílica de la Anunciación, Nazaret, Israel
Carpintería de José, Basílica de la Anunciación, Nazaret, Israel

Después de Nazaret, la siguiente parada es el valle del Jordán, el lugar donde se considera que tuvo lugar el bautismo de Jesús por parte de Juan Bautista. La elección de Yardenit se debe simplemente a que era el lugar del Jordán más cercano a Galilea. Aquí se puede hacer una inmersión con una capa/hábito que puedes alquilar para que después te den un certificado de nuevo bautismo por 10 dólares. También te puedes mojar los pies o las piernas hasta las rodillas y recoger agua bendita con los envases adecuados sin pagar nada. Las botellas de agua de plástico no sirven porque os podéis encontrar que se ha reventado en la maleta y se os ha quedado toda la ropa mojada. Lo mejor son los botes para el equipaje de mano que si no tenéis podéis comprar allí al mismo precio que un botella ya rellenada del mismo tamaño.

Imersión en Yardenit, río Jordán, Israel
Imersión en Yardenit, río Jordán, Israel

También es el lugar para comer el pescado que se pescaba en la época de Jesucristo, la tilapia o pescado de San Pedro y dátiles frescos, tal cual de la palmera recogidos, no secados. La tilapia es un buen plato, el pescado suele ser bastante grande. Los dátiles también estaban buenos, estaban en su punto de dulce.

Tilapia o pescado de San Pedro en Yardenit, Israel
Tilapia o pescado de San Pedro en Yardenit, Israel

Siguiendo con san Pedro, es el momento de hablar de su casa, de los restos que quedan junto con la iglesia que se puede visitar en Cafarnaum. Desde hace años se están haciendo excavaciones arqueológicas que han encontrado restos de la antigua Cafarnaum. Hace años vi en canal Viajar o en National Geographic un reportaje sobre los hallazgos, la fe ayuda pero es interesante que de vez en cuando que un arqueólogo confirme estos lugares.

Casa de San Pedro, Cafarnaum, Israel
Casa de San Pedro, Cafarnaum, Israel

Más lugares cristianos, el lugar de la multiplicación de los panes y los peces y el que me pareció mucho más interesante el monte de las Bienaventuranzas. Allí al arquitecto Barluzzi el de la basílica de la Agonía, se le encargó construir una iglesia e hizo algo muy original integrar iglesia y paisaje, desde dentro se puede ver el lago Tiberíades o Mar de Galilea.

Iglesia Monte Bienaventuranzas, Israel
Iglesia Monte Bienaventuranzas, Israel

Y llegamos a la única sinagoga que visitamos en el viaje, la sefardita de la ciudad de Safed. En esa ciudad se inventó la cábala judía, conserva sus calles y casas de piedra medieval. Allí residen muchos artistas y no es nada turística, los grandes grupos de peregrinos y de turistas no llegan allí sobre todo desde la guerra con Gaza y la de Siria. Safed está a 80km de la frontera con Siria cerca de los Altos del Golán y a 189km de Gaza. A pesar de eso la ciudad esta tranquila, demasiado, una lástima que no sea visitada.

Safed, Israel
Safed, Israel

La sinagoga sefardita se dedica a la restauración de libros religiosos antiguos, pergaminos de la Torah que corresponde a los 5 primeros libros de la biblia también llamado Pentateuco, la Mishnà y el Talmud. Es el lugar perfecto para entender un poco más la religión judía. Tienen un tienda de recuerdos con cuyas ventas, las visitas y donaciones sufragan las restauraciones y conservaciones de los escritos.

Sinagoga Sefardita de Safed, Israel
Sinagoga Sefardita de Safed, Israel

Todo esto lo hicimos en un solo día para llegar al siguiente alojamiento el Kibbutz Hagoshrim a 5 km de la frontera con el Líbano y 40 de Siria a los pies del Golan. Ni más ni menos que la misma noche que a EEUU se le ocurrió bombardear a las posiciones de los yihadistas en Siria. Nos enteramos porque nos lo contó el guía al día siguiente, tampoco como vais en esa parte por el momento no hay ningún peligro. Y ningún razón para perderse este fantástico hotel con el mejor desayuno de Israel, ya hablaremos de este y de los otros dos hoteles más adelante.

Acre, Israel
Acre, Israel

Al día siguiente después de ver las instalaciones del Kibbutz y saber un poco de su origen y como funcionan hoy en día, emprendimos rumbo a la costa mediterránea. Primera parada Acre o San Juan de Acre como la llamaron los cruzados. Es una visita que se puede hacer de manera muy rápida porque basta con el muro del puerto y echar un vistazo a lo feas que están las casas de la época otomana con terrazas y añadidos sin sentido. Turismo y rutina diaria son malos de combinar a veces.

Jardines persas o Bahai, Haifa, Israel
Jardines persas o Bahai, Haifa, Israel

Nada ver que con su vecina Haifa, el puerto de Israel la siguiente visita. A destacar las casas de la antigua colonia alemana y los jardines Bahai. En el siglo XIX un grupo de templarios alemanes se establecieron en la ciudad y se construyeron las casas al estilo alemán. Estuvieron allí hasta la segunda guerra mundial cuando los Británicos que controlaban Tierra Santa los expulsaron del país. También expulsaron de allí a los primeros judíos inmigrantes que venían en barcos desde principios del siglo XX hasta que se dieron cuenta que no podían pararlo.
Está a lo pies de los jardines persas o Bahai que para visitarlos se tiene que acceder por la parte superior en el monte Carmelo si no eres seguidor de esa religión. Ya que los jardines persas son la tumba del Bab el fundador de la religión que fue perseguido en Persia y uno de sus seguidores más importantes Bahá’u’lláh mandó traer su cuerpo y construir el mausoleo y los jardines. Bahá’u’lláh también fue perseguido y acabó muriendo en Acre donde esta enterrado. La Fe Bahai es una religión monoteísta inspirada en las demás religiones con una estructura muy sencilla y sus normas son muy sociales y de apoyar al bien común. Todo parece muy bonito como los jardines, no sé hasta que punto se cumple eso, es algo así parece demasiado bonito para ser verdad.

Iglesia Stella Maris, Monte Carmelo, Haifa, Israel
Iglesia Stella Maris, Monte Carmelo, Haifa, Israel

No lejos de allí se encuentra otro centro espiritual importante en este caso cristiano, allí se fundó la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, más conocidos como los carmelitas. En el mismo lugar donde tuvo lugar un hecho bíblico el de la derrota de falsos sacerdotes por parte del profeta Elías. El sitio exacto era conocido como Altar de Karmel, Karmel significa ni más ni menos que jardín, en 1958 se encontraron restos allí mismo de la cueva donde parece ser que vivió este profeta. Alli por supuesto hay una iglesia dedicada a la virgen del Carmen patrona del mar que da nombre a la orden. En la iglesia a parte del Altar de Elias, hay una imagen de Edith Stein, Santa Teresa Benedicta de la Cruz, alemana judía nacida en la que hoy se llama Wroclaw en Polonia. Edith filósofa de formación se convirtió al catolicismo y se hizo carmelita. Durante la segunda guerra mundial sus superiores carmelitas la enviaron a Holanda para evitar que fuera capturada por los nazis por su origen judío. Pero igualmente fue encontrada y enviada a Auschwitz. Juan Pablo II la declaró santa y copatrona de Europa.

Cesarea Marítima, Israel
Cesarea Marítima, Israel

Y para completar esta parte de la crónica, si van a tener que tres partes por que aún nos queda Tel Aviv y detalles generales del viaje, una de romanos. Última parada en la costa antes de llegar a Tel Aviv, Cesarea Marítima, no confundir con Cesarea de Filipio en Galilea. Cesarea Marítima fue la ciudad que mandó construir Herodes para mostrar su fidelidad al emperador Augusto tras haber apoyado antes a Marco Antonio. Así que en la costa mediterránea de Israel, se puede ver un acueducto, un hipódromo convertido en teatro, columnas y tumbas. Allí nos tocó comer algo rápido para seguir hacia Tel Aviv a ver el museo de la Diáspora porque al día siguiente víspera del Año Nuevo Judío, Rosh Hashana iba a estar cerrado y aprovechar para ver el resto de la ciudad con el grupo por esa razón. Pero para eso tenéis que esperar a la próxima y última entrega de Israel en 10 días.

Israel en 10 días (II): Massada y Norte de Israel
Etiquetado en: