Termas de Campo Valdés, la vida romana en Gijón


termas-romanas-campo-valdes-640

Seguramente la palabra terma os sonará a relajación y piscinas de agua que se puede encontrar en los circuitos de algunos spas o balnearios. Y justamente relajarse es lo que se podía hacer en este lugar cuando se construyó en el siglo I antes de Cristo. De termas y baños romanos completas o no se pueden encontrar en muchos lugares que formaron parte del imperio romano. Este es caso de Gijón en Asturias que en uno de sus barrios del centro histórico Cimadevilla, se hallaron restos del edificio empleado para esta actividad a principios del siglo XX. Haciendo algo también relacionado con el agua, ni más ni menos que construyendo el alcantarillado. Aunque fueron descubiertos en ese momento, hasta casi finales del siglo XX no se abrieron al público como el museo que es hoy en día, con el nombre las Termas Romanas de Campo Valdés.

TBMGIJÓN

El museo se abrió no sólo para mostrar las ruinas que encontraron de una buena parte del complejo sino también para dar a conocer el funcionamiento de estas instalaciones romanas. Existe una leyenda urbana que debajo de la vecina iglesia de San Pedro existen más restos de las termas, pero es algo que no se ha podido comprobar. La iglesia fue destruida en la Guerra Civil, se decidió reconstruirla en el mismo sitio y no se molestaron habitual en la época o no se acordaron de comprobarlo.

TBMGIJÓN

El complejo de baños tenía en su momento todo lo que una terma romana requería, zonas frías, templadas, calientes con sus sistemas de calefacción y de aguas. Para saber como eran y funcionaban la visita empieza con la proyección de un vídeo en el que también se explica como era la zona en la época romana. Después sigue con una exposición de objetos encontrados en las excavaciones y maquetas de como funcionaban las diferentes partes. Por último se recorren la ruinas con unas pasarelas puestas a tal efecto. Esas ruinas a parte de los restos romanos incluyen además restos de una necrópolis medieval.

TBMGIJÓN

Este es un lugar que pudimos conocer durante el TBM que se celebró en Gijón en mayo de este año e incluimos en los planes para una tarde de domingo nada rara dentro de las visitas gratuitas de ese día en la ciudad. Si no lo podéis visitar un domingo, la entrada os costará solo 2,50€. Mucho más barata que la entrada de las termas romanas de roma del próximo post. Más información del museo en la web de museos de Gijón.


Acerca de Dijuca

Viajera incansable desde 2005, aficionada a la tecnologia, a la fotografia y a todo lo signifique aprender, compartir y disfrutar.