“Men grow cold as girls grow old
And we all lose our charms in the end
But square-cut or pear-shaped
These rocks don’t lose their shape
Diamonds are a girl’s best friend”

 

Canal de Brujas

Los hombres se vuelven fríos como las mujeres viejas y todos perdemos nuestro encanto al final. Pero de corte cuadrado o con forma de pera, esas piedras nunca pierden su forma. Los diamantes son los mejores amigos de una chica“. Eso cantaba Marilyn Monroe y desde luego para ella lo eran. En mi caso no es un joya que me entusiasme, prefiero el ámbar sin dudarlo, pero claro un diamante es un diamante. Y no tengo la misma opinión de ellos desde que estuve en Brujas en 2011 e hice un parada en el Diamant Museum. Teniendo en cuenta que en la ciudad hay un museo dedicado al chocolate, no sé como acabé ahí. Ahora que recuerdo no lo encontré, pero si bombones para comprar.

Los diamantes no serán mis joyas favoritas pero reconozco que son realmente interesantes. El diamante es un compuesto de carbono y cristal y el mineral más duro que se conoce. Sólo se puede rayar con otro diamante. Eso hace que se utilice no solo en joyería, si no también en maquinaria y herramientas. Pero desde luego como más lo conocemos como joya.

Y si alguien me hubiera preguntado cuál fue el primer continente donde se encontraron, hubiera respondido totalmente convencida que de África. En África hay minas de diamantes desde luego sobre todo en Sudáfrica si pero donde los europeos los encontraron y empezaron a extraerlos fue en Asia concretamente en la India. Los indios llevan más de 3000 años utilizándolos en ceremonias religiosas. De ahí se pasó a extraerlos de Sudáfrica y Brasil entre otros países.

Otro idea preconcebida que tenía, los brillantes son diamantes falsos. Pues no exactamente, brillante es el nombre que recibe el tipo de corte para destacar el brillo que se le hace a una piedra preciosa que puede ser perfectamente un diamante. Eso si se trata del corte más habitual al que se somete el diamante en bruto para convertilo en una joya o parte de. Este proceso se realiza en Europa desde el siglo XIV, en la India preferían no tocarlos y usarlos en su forma natural. Y aquí es donde entra en juego este museo, Brujas fue el primer lugar de Europa en comercializar y tallar diamantes, por tanto tiene mucho que decir en esta materia.

museo dimante brujas

Y lo más importante a diferencia de otras casas de diamantes que son fabricas – tienda con exposición, aquí estamos frente a un museo propiamente dicho. Un lugar dedicado a los diamantes de todo tipo, su historia, desarrollo y usos abierto desde 1999. A parte de la exposición permanente, se pueden ver exposiciones temporales y cada día al menos los fines de semana durante todo el año se puede ver un pulido de diamante en directo. Es una actividad con aforo limitado por lo que hay que llegar con algo de antelación, yo no lo sabía y me perdí esa parte. Pero la exposición por si sola ya es bastante interesante.

Para horarios y como llegar podéis echar un vistazo a su página web en inglés. En la página principal comenta algo de un ticket combinado de billete de tren más entrada al Choco-story de Brujas, en la web de Trenes de Bélgica es algo que ya no aparece así. Lo que si aparece es una promoción que ofrece un descuento de 1€ en la entrada presentando los billetes de tren en el museo. Eso debió ser una promoción puntal desde 11,50€, porque actualmente un billete de tren de ida y vuelta en fin de semana de Bruselas a Brujas sale por 15,20€ comprado en internet. La compañía de trenes de Bélgica saca de vez en cuando promociones interesantes como esa, así que vale la pena echar un vistazo de vez en cuando.

Lo que Descubrí de los Diamantes en el Diamant Museum de Brujas