10 maneras diferentes de descubrir la ciudad de Palma (I) 1



Revisando los posts que tenemos de nuestra ciudad de origen, hemos visto que nos faltaba un post con una lista de recomendaciones de visitas y actividades que hacer allí. Y para no estar todas las semanas publicando sobre Tenerife aunque tenemos temas y que en mayo se vaya a celebrar el TBM en Santa Cruz, vamos variando un poco aunque sea de isla, de archipiélago y de mar. Y ahora que no estoy viviendo allí, ahora no queda tan mal decir que es una de las ciudades más bonitas del Mediterráneo con una gran potencial turístico. Desde luego no me fui porque no me gustara.

DSC_0011

Estamos hablando de una ciudad que fundaron los romanos en el año 123 A.C. con el nombre de Palma y punto, no se andaban con florituras de nombres como los castellanos. Más tarde llegaron los árabes que la rebautizaron como Medina Mayurca, medina es la palabra árabe para ciudad y Mayurca el nombre que daban a la isla. Al conquistar la isla la corona Catalano-Aragonesa en 1229, los vencedores se limitaron a traducir el nombre árabe al catalán así se quedó en Ciutat de Mallorca. Hubo un momento en que se recuperó el nombre romano y otro en el que algún “listo” se le ocurrió mezclar los dos nombres y ahí estuvo el lío. Tanto lío que se ha tenido que cambiar 3 veces, pero desde el 9 febrero de este 2017, el “de Mallorca” fue borrado del nombre oficial. Y a ver si queda claro de una vez por todas y no lo vuelven a tocar porque de algo nos tiene que valer ser los más antiguos. Si no habrá que plantearse poner el catalán, si tanto gusta el de Mallorca, la llamaremos Ciutat de Mallorca pronunciado con S de Sevilla o de Suecia y todos contentos.
Ahora si después la introducción, os cuento esas cosas que tanto me gustaba hacer que son una manera diferente pero muy interesante de descubrir la ciudad. Y lo vamos hacer en fascículos, con dos propuestas en cada post que iremos publicando de tanto en tanto.

DSC_0002

1. Ver el mar desde la Catedral

Tenemos una catedral gótica fantástica con partes de una antigua mezquita y uno de los rosetones más grandes del mundo. Lugar dónde dos veces al año cruza el sol por el rosetón y deja reflejado el más pequeño de la pared posterior formando un 8 en el grande. Y que es el único lugar dónde hay obras gaudinianas. Pero yo no lo cambio por ver el mar desde una parte de las antiguas murallas, ese mar mediterraneo que suele quieto como un plato dentro de la bahía de Palma. En una calle que no podría tener otro nombre, Mirador. Lugar dónde se tiene acceso a otros 4 lugares de interés, el Palacio de la Almudaina, residencia real desde la época musulmana, el museo diocesano dónde se puede arte sacro con vistas al mar y una casa que recuerda una historieta de la isla.

palma senorial drac de na coca

En pocos lugares encontrareis un cocodrilo de piedra en una fachada y que la gente lo llame dragón. Ese bichejo se llama el Drac de Na Coca y apareció por Palma cuasando el pánico durante el siglo XVII. Un valiente caballero, llamado señor Coc se lo encontró después de visitar a su amada, se enfrentó a él y lo cazó. Y no se le ocurrío mejor idea regalárselo emblasamadito a su prometida. Cuando se casaron a la esposa la gente se refería a ella según la costumbre de Mallorca, con el apellido del marido feminizado, es decir como Coca. En otros lugares se hace esto con la profesión del marido, allí con el apellido. Así tenemos a na Coca porque en Mallorca se utiliza un articulo personal acompañando del nombre, En para los hombres y Na para las mujeres. Y Drac o dragó es la palabra utilizada en Mallorca para las lagartijas, la gente debió ver a ese animal como una lagartija gigante. ¿Cómo apareció un cocodrilo por esas calles? Pues existe la teoría que un barco lo trajó como huevo sin darse cuenta de Egipto dentro del cargamento de arena que utilizaron para equilibrarlo. Una vez en el puerto de Palma lo soltaron, se creciendo porque encontró alimento pero se le hicieron las aguas pequeñas y salió a liarla por las calles.

DSC_0018

2. Perderse por los alrededores de la Catedral

No nos vamos muy lejos, para seguir descubriendo el centro histórico que es las mayores joyas de la ciudad. De momento por esa parte conocida como Canamunt, Ca de Casa y Amunt de Arriba porque esta es la parte alta de la ciudad. Andar necesariamente sin rumbo fijo para descubrir casas de la nobleza con sus famosos patios, que se usaban como entradas de las casas, garajes y apartaderos para los peatones porque no existían aceras. Ahora la mayoria no son tan de acceso público aunque se pueden ver tras una reja, aunque hay algunos que están más abiertos porque son museos, dependencias del ayuntamiento o negocios. Esta es una de las rutas guiadas más tradicionales y famosas de la ciudad de esta parte en concreto y/o de la otra parte conocida como CanAvall, lo que es la parte baja. Una de las casas que se puede visitar normalmente, es el archivo municipal, Ca’n Bordils en la calle Almudaina. Está abierta al público porque hacen exposiciones en su planta alta.

DSC_0017

En la misma calle Almudaina se pueden ver restos de una antigua muralla premedieval. Quedan muy pocas cosas anteriores a la conquista catalana y es una auténtica lástima. Lo que nos queda es mucho gótico afortunadamente que ver con bastantes iglesias, calle con nombre de santo o santa tiene su iglesia con la figura en cuestión, fijo. Las más destacadas son Santa Eulalia que es la primera iglesia construida después de la conquista cristiana y Sant Francesc (San Francisco) con su iglesia, convento y claustro. El claustro se puede visitar pagando una pequeña entrada.

Jardins del Bisbe

Y sobre todo dejarse sorprender por lugares que parecen escondidos como el jardí del Bisbe, una especie de huerto que pertenecía al obispado pero se encarga de su mantenimiento el ayuntamiento. Y por último la casa de Cultura en la calle convent de Sant Francesc que era dónde estaba ubicada la biblioteca del estado antes de trasladarse a otro lugar de la ciudad. De la biblioteca actual ya hablaremos en otra de las propuestas para descubrir la ciudad más adelante.


Acerca de Dijuca

Viajera incansable desde 2005, aficionada a la tecnologia, a la fotografia y a todo lo signifique aprender, compartir y disfrutar.