Seguimos hablando de la isla de la Palma y la escapada que hicimos en el puente de mayo. En el post anterior terminamos hablando de faros y senderismo con las nubes que la principio no dejaban ver los paisajes completmente. Eso cambió al dia siguiente de llegar, el lunes que subimos al Roque de los Muchachos. El domingo habíamos estado por el norte de la isla, La Fajana, Charco Azul, Barlovento y San Andrés y Sauces. Ese día fue gris por lo cubierto que estuvo el cielo y en algún momento llovió había llovido. Como en el paseo de los Tilos por dónde se va a los Nacientes de Marcos y Cordero que nos hubiera gustado recorrer a pie, pero habrá que dejarlo para otro viaje.

Mirador Astronómico Monumento al Infinito

Como había estado nublado el día anterior, ver que el lunes lucía el sol fue algo novedoso yo había llegado a pensar que en esa isla no estaba nunca despejado. Pero justamente el Roque de los Muchachos por su altura, es la montaña más alta de la isla, es raro que no esté despejado. En ese lugar pasa algo parecido que en el Teide que se ve desde allí por cierto, las nubes le quedan por debajo formando un mar. Con sus 2426 metros forma parte del parque nacional de la isla, de los 16 que hay en España, 4 están en Canarias. El correspondiente a La Palma, es la Caldera de Taburiente una fantastica zona para hacer senderismo de día y por la noche ver estrellas. No en vano uno de los observatorios más importantes del mundo, está en la misma montaña y con el mismo nombre, Roque de los Muchachos. Tengo pendiente para otro viaje visitar el observatorio e ir a ver estrellas en algún punto de la isla. Por toda la Palma hay repartidos miradores astronómicos con paneles que te explican como ver estrellas y las que se pueden ver, uno de ellos es el mirador del Carmen saliendo de la capital Santa Cruz de la Palma. Subiendo al Roque de los Muchachos hay uno también enfrente de la única obra de César Manrique, el artista conejero (lanzaroteño para los peninsulares) que se puede ver en la Palma. Recuerda a un ancla y está bautizada como Monumento al Infinito, para bien o para mal no es infinitamente visitada esta escultura.
20170501_123008
A parte del Monumento al Infinito, hay un par de paradas más antes de llegar a la cima, algunas para hacer la típica foto del Tajinaste en Flor que en ese momento era la época y otra para ver los Barrancos, el del Diablo y el de los Andenes. Ambos lugares son perfectos para descubrir o recordar que tienes vértigo, algo molesto para hacer la pequeña caminata hasta la pared de Roberto, una piedra dividida en dos por la acción de un rayo según la leyenda asociada al lugar. Por lo visto allí se veía una pareja de diferentes partes de la isla, venía cada uno de su pueblo y allí se encontraban pero el diablo se puso celoso de sus citas y terminó de un plumazo sus encuentros (pódeis sacar los kleneex, es muy triste) enviando un rayo a la piedra atrapando a Roberto que así se llamaba el novio y no sé si a ella también porque no se sabe el nombre de ella o al menos no lo pusieron al lugar. Mejor seguimos subiendo hasta el mirador de más arriba el de la cima que desde allí se ven los telescopios del observatorio y el mar de nubes.

Camino a la pared de Roberto

En el primer post hablamos que las construcciones se repartían por la isla de forma más o menos equilibrada, eso se ve hasta en las poblaciones más turísticas como Tazacorte que se nota que es turística pero no tiene grandes construcciones. Más arriba en los Llanos de Aridane municipio al que pertenecía antes Tazacorte, que es la población con más habitantes que la isla tampoco es muy grande, eso sí se juntan 3 coches y ya hay atasco. Otras poblaciones que también visitamos fueron Las Breñas, están divididas en Breña Alta y Breña Baja. Breña Alta se puede visitar el parque de Álamos que viene a ser un plaza con varios museos, un mercado de artesania y una cafetería donde hacen fiestas y festivales.

Vistas desde el mirador del Time, Los Llanos de Aridane y el puerto de Tazacorte
El día qe fuimos estaban decorando su cruz de mayo algo que se hace también en otros lugares como Santa Cruz de la Palma el día 3 de mayo. Ese día que era el que regresaba lo pasé en la capital paseando por las calles mirando las cruces y los mayos que son unos muñecos a tamaño de persona a los que visten e incluso ponen pelucas. Es una costumbre que tienen muy antigua que se había perdido un poco y se volvió a recuperar. Hace unos años volieron con mucha fuerza, pero este año había menos calles dónde se podía ver mayos.

Mayos de Santa Cruz de la Palma

Eso lo vimos por la tarde, porque la mañana me la había pasado pateando la ciudad de un lado para otro revisando que restaurantes estaban abiertos de la ruta de las cruces y tapas porque era festivo. Menos mal que no tenía agujetas de la ruta de los Volcanes que había hecho el día anterior, pero fue un buen ejercicio para ver la ciudad. Desde la parada de guaguas hasta el Castillete pasando por la Calle Real y la Avenida Maritima, de aquí también sacaremos post más adelante para ampliar algunas cosas de nuestro primer y espero que no sea último viaje a La Palma.

Impresiones Generales de la isla de La Palma (yII)

Deja un comentario