Qué ver en un fin de semana en París (II)

En la primera parte de la crónica del viaje a París,  Qué ver en un fin de semana en París (I) nos quedamos en los jardines de Versailles para volver a París. En nuestro itinerario habíamos previsto continuar nuestra ruta en el museo de Orsay ya que en la estación cercana del mismo nombre para el Rer C. 

Continuación Día 2 Musee d’Orsay, Institut du Monde Arabe, Rue Mouffetard y Centre Pompidou.

Así que una vez en París de nuevo, paramos a comer antes de entrar en el museo, en Compose sur Mesure en la rue de Bellechasse. En esa calle cercana al Museo de Orsay hay muchos restaurantes sencillos sobre todo de comida asiática, por lo que hay variedad para todos los gustos. 

Comida en Compose sur Mesure

Compose  sur mesure, es algo diferente, en el puedes componer tu propio plato básicamente de ensalada. Si habéis estado en un subway, un fast food en que te puedes personalizar tu bocadillo con otros ingredientes a tu gusto, es algo parecido. Una versión algo más sana sin recetas prediseñadas.

Optamos por la fórmula de base + 4 ingredientes, con arroz como base. La oferta de ingredientes es bastante variada, lo típico que se añade a una ensalada, zanahorias, cebolla y más inusuales como pollo con verduras.  También tienen sopas y quiches.  El sitio es algo pequeño pero para comer por menos de 10€ en París bastante sano vale la pena. 

20181124_142606

Visita al Museo de Orsay

 Aunque ya lo habíamos visitado  en nuestro primer viaje a París en 2007, como teníamos la Paris Museum Pass, aprovechamos para volverlo a visitar. El museé d’Orsay es siempre un must see y una de las atracciones que ver en un fin de semana en París o en estancias más largas. 

Este museo está dedicado a los pintores impresionistas dentro de lo que era una antigua estación de tren. Además de esa parte dedicada al impresionismo hay otra zona que nos encanta la de los muebles modernistas más incluso que el popular pasillo principal lleno de estatuas.  Tenemos más info del museo en el post que publicamos de aquella primera visita.

A la hora sobre las 3 de la tarde que fuimos no había excesivas colas para entrar. No tardamos mucho en acceder al museo. Lo que ralentiza el acceso son los controles de seguridad que se llevan haciendo en todos los monumentos desde hace algunos años. Con el Paris Museum pass te ahorras el tener que comprar la entrada en cada sitio y eso es una cola menos. 

20181124_165258

Visita al Institut du Monde Arabe

Como al salir del museo de Orsay no era muy tarde, fuimos pie hasta el siguiente lugar que teníamos en mente visitar, el Institut du Monde Arabe. Bordeando el Sena vimos la catedral de Notre Dame, no nos paramos a visitarla porque ya lo hicimos en el otro viaje. Por la mañana hicimos el transbordo en la estación subterránea al RER C pero obviamente no vimos nada.  

El Institut du Monde Arabe tiene un pequeño museo que se puede visitar con la Paris Museum Pass.  Es un centro dedicado a la cultura árabe donde hacen conferencias, cursos y exposiciones temporales a parte del museo con las colecciones permanentes. Tiene una buena muestra de arte islámico más clásico pero también más moderno. 

20181124_180446

Paseo por la Rue de Mouffetard

Cerca del Institut du Monde Arabe, más al barrio Latino, se encuentra la Rue de Mouffetard. Allí se ubica uno de los mercados tradicionales de París. En nuestro primer viaje lo visitamos y nos apetecía volver. Sobre todo después que en el segundo viaje camino a Poitiers, nos hubiera gustado hacerlo antes de subir al TGV pero el vuelo llegó tarde y no nos dio tiempo.

La primera vez lo visitamos de día, pero esta vez llegamos que oscurecía pero todavía había puestos y gente en la calle. Los puestos de pescado y quesos seguían estando impresionantes. Aunque también había puestos de vino, ropa y restaurantes. 

Visita al Centre Pompidou

20181124_192119

Después de recorrer la calle Mouffetard, buscamos un medio de transporte para cruzar el río y visitar el centro Pompidou. Suele cerrar a las 21 de la noche así que todavía nos daba tiempo de visitarlo.  Encontramos un autobús que llegaba al Hôtel de Ville pero al haber calles cortadas por las manifestaciones y la carrera de las luces, nos dejó antes de cruzar el río. Buscamos un puente para cruzar y nos encontramos con la salida de la carrera. Pero como íbamos en otra dirección no tuvimos problema y avanzamos por la Rue de Renard hasta nuestro destino. 

20181124_190920

Con el Paris Museum Pass se puede visitar las colecciones permanentes del Pompidou. Lo visitamos también en el viaje anterior pero aprovechamos el horario para incluirlo en la ruta qué ver en un fin de semana en París. Las Colecciones Permanentes que se pueden visitar con ese ticket están en las plantas 4 y 5. Se sube por las escaleras de la fachada. Hace unos años el museo se reformó para mostrar las obras de forma diferente, por lo que no lo encontré a como lo recordaba.  

En la parte de colecciones permanentes, hay dos grandes exposiciones , las de arte moderno hasta 1965 y la de contemporáneo a partir de esa fecha.  Como pasa con el arte moderno y contemporáneo, no son solo cuadros y estatuas. Cualquier objeto o montaje puede ser arte y eso es lo que ha especial este tipo de exposiciones. 

Al terminar a la visita era el momento de volver al hotel con la línea 4 que nos dejaba en la Gare du Nord. 

Día 3 Sacré Coeur, Marché Aux Puces, Museé d’Arts et Metiers y Museé Picasso. 

20181125_103042

El día siguiente domingo lo empezamos caminando hacía la basílica del Sagrado Corazón. La idea era hacer tiempo hasta que abrieran el metro de la línea 4 para ir a Porte de Clignancourt dónde está el Marché Aux Puces. Ese día al ser domingo abrían a las 10 de mañana porque hacían obras en la línea.

La zona de Montmarte no está entre mis favoritas de París, no me gustó demasiado en mi primer viaje y en este lo volví a confirmar. Básicamente por lo pesados que son los vendedores ambulantes por llamarlos de alguna manera que encuentras  en el parque antes de llegar. Como son tan insistentes, lo primero que piensas es que no llevan buenas intenciones, así que los quiero lejos. Cómo llovía un poco y llevaba paraguas, un amago de golpe fue útil para quitarme alguno de encima. 

Visita a Sacré Coeur

Subir a Sacré Coeur fue un buen entrenamiento para subir al día siguiente las escaleras de la Torre Eiffel.   Eran cerca de las 11 cuando llegamos, estaban a punto de empezar la misa, así que visitamos el interior rápido y salimos. Por visitar la basílica por dentro no cobran entrada  y tienen un horario bastante amplio, así que se puede tener en cuenta para organizar una ruta. 

Al regresar no bajamos por el mismo camino porque fuimos a buscar una estación de metro para llegar al marché aux puces. La estación que encontramos fue Chateau Rouge de la misma línea 4. No tiene pérdida llegar porque es la última estación de la línea  Porte de Clignancourt.

Visita al marché aux Puces de Saint Ouen

20181125_113247

Desde la estación hay que llegar a la Rue de Rosiers, a parte del metro se puede llegar en autobús la línea 85 tiene parada en la misma calle. El marché aux puces en si no es un solo mercado, son varios mercados en la misma calle. 

El más grande de todos es le marché Vernaison con multitud de pasillos con puestos con todo de objetos incluso vimos una tienda de trajes de época. Aunque nos gustó el marché Dauphine que es cubierto y tenia un exposición de maquinas arcade e iconos de los 80. Probamos suerte con Mario Bros pero con esos joysticks ya no sabemos jugar. Eché de menos una máquina del millón (pinball) pero más abajo vi un puesto que tenían pero no se podía jugar con ellas.   

20181125_113724

Además de ese mercado vimos mercados de antigüedades como Cambó, Biron o Antica. En el palacio de Versailles te explican que con la Revolución  Francesa vendieron el mobiliario del castillo. Está claro que fue en uno de esos mercados o el equivalente que existiera en la época.

Visita al Museé d’Arts et Metiers

20181125_143751

Después de visitar algunos mercados de la calle fuimos a buscar la estación metro para ir al siguiente punto de la ruta del día, el Museé d’Arts et Metiers. La idea era ver un museo diferente al resto por temática, ya que se trata de técnica e industria.  Además de estar cerca del museo Picasso, la siguiente parada. 

Algo que nos sorprendió bastante fue encontrar moldes de la estatua de la Libertad tanto fuera como dentro del museo. No es la primera vez que vemos una réplica del monumento de Nueva York, en Poitiers de camino a Futuroscope vimos una en una plaza.  También se puede visitar el péndulo de Foucalt y una sala dedicada a transportes entre otras.

Comida en el As du Fallafel

20181125_151656

De camino al museo Picasso, paramos a comer en As du Fallafel, un clásico que descubrimos en Parisando. La zona de Marais es típica para comer Shawarmas, una especialidad israelí que probamos en nuestro viaje a Tierra Santa. Desde luego con esa shawarma no te quedas con hambre, aunque también pedí un poco de humus. Lo que la próxima vez tengo que probar la Shakshuka que también comí en el otro viaje. Es un plato de tomate con  huevos que se puede comer para desayunar o en cualquier momento del día.    

Visita al museé Picasso de Paris

20181125_161452

Después de comer, fuimos al último museo de día, el museo  Picasso de Paris. Como ya habíamos visitado los museos de Málaga y de Barcelona, nos apetecía ver también el museo parisino. El museo ubicado en el hôtel Salé, un palacete construido para un cobrador de impuestos sobre la sal. Las obras que se pueden ver proceden del taller del pintor en París y de su colección personal.

20181125_173849

Antes de volver al hotel pasamos por la place des Vosges que también estaba cerca. Es una plaza rodeada de edificios con arcos. Mi tía me había explicado que había tiendas en los bajos de los edificios y mucho ambiente. Pero la visitamos un domingo por la tarde y estaba hasta la plaza cerrada. 

 Día 4 Subida a la Torre Eiffel y regreso

El lunes antes de regresar a casa, lo habíamos reservado para subir a la Torre Eiffel. Es de los pocos monumentos que abre los lunes, por lo que lo dejamos para el último día.  Desde la misma calle del hotel, Rue Maubeuge nos subimos al bus 42 que nos dejó cerca de la Torre Eiffel. Como no teníamos  que hacer transbordo y nos quedaba sólo uno los tickets del carnet, compramos un ticket de 2€ en el bus.  Pasamos por las Galerías LaFayette, Opera y Madeleine. 

20181126_090307

Subida a pie a la Torre Eiffel

Llegamos sobre las nueve de la mañana y tuvimos que esperar que abrieran las taquillas. Las entradas para subir por las escaleras se tienen que comprar en el mismo sitio el mismo día. Y no hay tanta cola para subir por el ascensor. 

En nuestro primer viaje subimos sólo la primer piso con ascensor porque en esa época tenía miedo a las alturas. Así que esta vez aprovechamos para verla completa pero de forma diferente.  La verdad es que cambia la experiencia de subir por los escalones, no sólo por el precio.  Subir por las escaleras y llegar en ascensor a la cima sale por 19€. 

Los 1665 escalones requieren un cierto esfuerzo, sobre todo la subida. Los días previos en París caminamos bastante así que por las mañanas en la ducha nos pasábamos agua bien caliente por las piernas y la espalda. Es una manera bastante buena de evitar que aparezcan agujetas más tarde. Y nos fue bastante de ayuda aunque los gemelos me dolieron un poco al subir. A la bajada no noté apenas nada. 

20181126_113155

Regreso al hotel para ir a la Gare de Lyon al tgv de regreso

Después de bajar de la torre Eiffel, cruzamos el río para ir a Trocadero buscando tiendas de souvenir para comprar imanes de nevera. En Londres se me olvidó y aquí espere al último momento para no ir cargando nada.

Encontré unos cuantos y fui a buscar el mismo autobús para volver al hotel a buscar el equipaje. Tuve que andar bastante para encontrar una parada porque no volví al mismo sitio. Seguí caminando por el río, pasé por el palais de Tokio y la Avenue Montaigne dónde están las tiendas caras. En esa calle había paradas del autobús, pero como había obras en ese carril, el bus no pasaba por allí. Así que tuve que llegar  hasta Champs-Elysees – Clémenceau para encontrar una parada operativa.  Eso me hizo perder bastante tiempo porque no había metro directo desde allí. 

20181126_120734

Por suerte de la Gare du Nord a la Gare de Lyon no se tarda mucho en el Rer D para llegar. Después de recoger la maleta fui a buscar el Rer D Sud que en 10 minutos me dejó allí. Como me había entretenido buscando el bus y que había habido algo de tráfico, pensé que iba más justa. También porque pensaba que habría algún tipo de control para subir al TGV. Y resultó que para nada, más tarde te piden el billete dentro del tren. 

Desde luego en 5:30 hay tiempo de todo, de comer, de recargar el móvil o el dispositivo y ver algo de paisaje antes de que oscurezca.  Así que de una manera un poco precipitada se acabó el viaje a París. 

Datos del Viaje
Transporte Tren

Ida 23/11/2018 39€ Comprada en Renfe.com 26/07/2018
Vuelta 26/11/2018 39€ Comprada en oui.sncf 06/08/2018
Alojamiento
Maison du Pré 23-26/11/2018 192€ (2.99€ taxe sejour) Tarifa prepago reservada en Booking.com 27/10/2018
Extras
Paris Museum pass 4 días 63,50€ Comprada en oficina de turismo de Gare du Nord 23/11/2018
Carnet 10 Viajes 14.90€ Comprada en Gare de Lyon 23/11/2018
Seguro Chapka Asistencia + Cancelación 35€ 28/10/2018
Este post contiene enlaces publicitarios que consideramos relevantes para nuestros visitantes. Con la compra o reserva (en este caso que se haya completado la estancia) efectuadas desde el sitio web del anunciante a través de los enlaces indicados, recibimos una pequeña comisión que nos ayuda a mantener este blog y ofrecer información de viajes independiente. Muchos de estos servicios los hemos utilizando como usuarios reales, pagando por el servicio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Qué ver en un fin de semana en París (II)”

A %d blogueros les gusta esto: