Categoría: Holanda

Recomendaciones para visitar en Holanda

El Hermitage de Amsterdam, Arte sin necesidad de Visado

El Hermitage de Amsterdam, Arte sin necesidad de Visado

hermitage-amsterdam

Cuando en una ciudad se encuentra algo que pertenece originalmente a otra produce una extraña sensación, algo así copiado no parece que tenga que ser nada bueno. Eso es lo habitual, a no ser que sea un museo y esté en Amsterdam y tenga como original uno de los grandes museos del mundo. El famoso Hermitage de San Peterburgo tiene desde 2009 una sucursal en la capital holandesa. Una sucursal que no intenta imitar al gran museo sino hacer llegar a más gente la colección del Hermitage.

Lo que más me llamó la atención fue el edificio donde se alberga el Hermitage de Amsterdam, se trata de un edificio del siglo XVII que fue una residencia de ancianos como Amstelhof. De estilo clasicista y grandes espacios perfecto para grandes exposiciones tanto permanentes como temporales. De exposiciones permanentes hay dos, una justamente sobre el edificio y su historia y la otra sobre las relaciones ruso-holandesas iniciada con la visita de Pedro I El grande de Rusia durante un viaje a Europa entre 1697 y 1698 hasta el siglo XXI.

Respecto a las exposiciones temporales, suele haber dos al año porque están programadas para durar 6 meses, lo que queda tiempo a visitarlas tranquilamente. La exposición actual esta justamente relacionada con Pedro el Grande y las relaciones entre los dos países que se podrá ver hasta el 13 de septiembre. Cuando termine esta exposición esta prevista una de pintores como Gauguin, Bonnard y Denis.

Cuando lo visite en Mayo de 2012 se podia ver una exposiciones de maestros de la pintura flamenca como Rubens, Van Dyck y Jordaens de la colección del hermitage. Cuadros que fueron comprados en su momento por Catalina la Grande en el siglo XVIII que no se habían visto antes en los Países Bajos. Por la calidad de las exposiciones vale la pena visitar este museo para hacerse una idea de la colección del Hermitage. Y también porque para ir a Amsterdam no se necesita visado y en cambio para ir a San Petersburgo, se necesita visado, carta de invitación y algún papel más.

Para llegar podeis hacerlo desde la estación central de Amsterdam en metro con lineas 51, 53 y 54 y con el tranvía 9 parada Waterlooplein. El precio de la entrada para adulto es de 15€ y para niños de 6 a 16 años es de 5€ pero con la Iamsterdam Card o entregando un cupón tulipan de la Holland Pass no tiene coste.

Amsterdam Tulip Museum, donde disfrutar de los tulipanes todo el año

Amsterdam Tulip Museum, donde disfrutar de los tulipanes todo el año

amsterdam tulip museum 640

En el post anterior visitamos la Sirenita en Copenhage y seguimos con un lugar que puede ser de cuento en una zona que guarda similitud con Nyhavn, el pequeño puerto de Copenhage con casas de colores para ir a los canales de Amsterdam donde las casas tienen cierta similitud. En una de las calles de la capital holandesa, la misma exactamente que donde se encuentra la Casa de Ana Frank en Prinsengracht, esta este pequeño museo un poco oculto dentro de un floristería. Incluido en una tienda de flores y en Amsterdam no puede estar dedicado a otra cosa que no sean los tulipanes.

Exactamente el Amsterdam Tulip Museum, lugar para los fanáticos de los tulipanes que visitan la capital holandesa en cualquier época del año. Por eso durante nuestro tuliptrip a Holanda en mayo después de visitar Keukenhof no podía faltar este lugar dedicado al origen, la historia y el cuidado de esta delicada y maravillosa flor.

Amsterdam

En una casa típica del canal encontramos la floristería donde no solo venden tulipanes si no todo tipo de flores y plantas, semillas, bulbos y demás que hace no sospechar que detrás de una de sus puertas exista un mundo aparte sobre el tulipán. Ideal para descubrir cosas sobre esa flor que no te podías imaginar. Una exposición sencilla pero montada con mucho gusto y explicaciones claras en inglés.

Empieza recogiendo los orígenes antes de que fuera descubierta en Turquía por comerciantes holandeses y llevada a Holanda. Pero los tulipanes no son originarios de Turquía si no de las montañas de Asia Menor, resulta que necesitan frío para crecer. Y otra sorpresa nada más entrar también Holanda no es el único productor de tulipanes del mundo, también lo son Reino Unido e Irlanda. Si visitáis Hyde Park en primavera o St Stephen Green en Dublín muy posiblemente haya tulipanes plantados.

Después de ver su origen y donde se pueden encontrar, llega el turno de ver como, cuando se plantan y crecen. Cuando el tulipán se marchita y muere deja 3 bulbos que deben secarse antes de ser plantados. Por eso no hay o no debe haber bulbos de tulipanes disponibles en primavera para plantar porque no ha dado tiempo a la planta a producirlos. Y como necesitan frío, se tienen que plantar en octubre para en marzo con la primavera emerjan de la tierra.

Si vais a Amsterdam en primavera podéis encontrar bulbos “forzados” que en teoría se pueden plantar en menos dos meses sale un tulipán. Según el proceso natural lo veo un poco difícil que salga una flor normal, sobre todo si las condiciones primaverales ya son de buen tiempo como pasa en muchos lugares de España.

Amsterdam

Entre otras curiosidades sobre los tulipanes hay una sala dedicada a la Tulipmania donde destacan objetos con imágenes de tulipanes y donde incluso las paredes tienen tulipanes pintados, una autentica maravilla.

Para llegar al museo se puede hacer andado desde la estación central, con los tranvías 13 y 17, buses 21, 170, 171 o 172 parada Westerkerk. Y como no en bicicleta. La entrada normal cuesta 6€ y hay entradas para famlias por 15€. Con la Iamsterdam Card o un cupón tulipán, molino o zueco de la Holland Pass, la entrada es gratuita. Sin cupones con la Holland Pass se puede obtener un 50% de descuento en la entrada. Esta abierto todos los días de 10 a 18. Cerrado el día de navidad y el cumpleaños de la reina 30 de abril.

Portugese Synagoge, otro símbolo de la cultura judía en Amsterdam

Portugese Synagoge, otro símbolo de la cultura judía en Amsterdam

portughese sinagoge 1 640

Amsterdam siempre ha sido una ciudad de tolerancia con respeto a culturas y religiones. Ya vimos un ejemplo cuando hablamos de la casa de Ann Frank. La familia Frank había llegado a Holanda huyendo del nazismo como muchas otras familias en esa época pero también en otras, como a finales del siglo XV.

A finales del siglo XV, 1492 los reyes católicos expulsaron a los judíos de la península ibérica que en principio se refugiaron en Portugal. Pero una vez allí fueron obligados a convertirse al catolicismo bajo pena de ser expulsados en 1495. Eso les obligó a marcharse tanto a judíos españoles como portugueses a un lugar más seguro y con libertad religiosa. Ese lugar fue Amsterdam y en poco tiempo su comunidad sefardita (los judíos españoles y portugueses) creció rápidamente.

Y esa comunidad necesitaba un lugar para reunirse y ya en el siglo XVII compraron unos terrenos en Waterlooplein para construir una sinagoga. Ellos la llaman Esnoga pero es más conocida como Portugese Synagoge o Sinagoga Portuguesa. Hoy en día sigue funcionando como sinagoga pero también esta abierta al público para visitas cuando no se celebran servicios religiosos.

Amsterdam

La sinagoga no es un solo edificio, es en realidad un complejo de varios edificios, donde destaca la propia sinagoga y otros más pequeños como la sinagoga de invierno donde también se llevan a cabo sus oficios religiosos. La propia sinagoga es un edificio imponente de grandes dimensiones que ha sido reconstruido y restaurado en varias ocasiones. El edificio conserva su esplendor original sobre todo en el interior que a los cristianos nos puede recordar a una basílica o catedral.

Eso en cuanto a la distribución de la sala, en cuestión de elementos decorativos cambia bastante. Su decoración es más sencilla, lamparas, balaustradas a los lados, etc. La distribución de la zona de sentarse también es diferente. Y el elemento destacado además del templo es justamente una representación del arca de la Alianza.

Es difícil entender la Sinagoga Portuguesa más allá de su interés arquitectónico si no conoce un poco la cultura y la religión judía. Por lo que es recomendable visitarla conjuntamente con el museo histórico judío enfrente de la misma sinagoga. La entrada normal a la sinagoga también incluye el acceso a este museo además de un tercer edificio en el barrio judío, Hollandsche Schouwburg.

Cuesta 12€ para adultos y es válida por un mes. Pero también se puede entrar sin coste adicional con un cupón tulipán de la Holland Pass o la Iamsterdam card. Si no tenemos cupones tulipán, presentando la Holland Pass se puede obtener la entrada con un 25% de descuento.

Amsterdam

La sinagoga esta abierta de domingo a viernes de 10 a 16h en verano de abril a octubre y de domingo a jueves de 10 a 16 y los viernes hasta las 14h en inverno de noviembre a marzo. La forma más sencilla de llegar es en tranvía, las lineas 9 y 14 tienen parada muy cerca, Waterlooplein. También hay lineas de metro, 51, 53 y 54 que paran en la estación también llamada Waterlooplein. Y tratándose de Amsterdam, es posible llegar en barco desde la estación central de Amsterdam.

Donde ser testigo de la historia: Anne Frank Huis

Donde ser testigo de la historia: Anne Frank Huis

quiero mi viaje de fin de carrera

En el anterior post sobre el museo judío de Berlín comentamos que en 1933 había 170.000 judíos viviendo en la capital alemana. A partir de ese año con la subida de Hitler al poder y la aprobación de leyes contrarias a ellos, muchos judíos de toda Alemania optaron por dejar el país. El destino para muchos de ellos fue la ciudad de Amsterdam, donde no era la primera vez que eran acogidos por causas religiosas.

A finales del siglo XV judíos portugueses y españoles se trasladaron a Amsterdam después de ser expulsados de sus países de origen por negarse a convertirse al catolicismo. En 1933 la situación era diferente, Amsterdam debía ser solo una escala ya que al estallar más tarde la Segunda Guerra Mundial y Holanda ocupada por los nazis, volvieron a ser perseguidos pero con el problema que habían perdido sus derechos como ciudadanos alemanes, como tener pasaporte y poder embarcarse hacia Reino Unido y Estados Unidos.

Así muchas familias judías quedaron atrapadas sin poder huir y a merced de ser detenidos y deportados. Ante esta situación mucha gente optó por vivir escondida o “pasar a la clandestinidad”.

“Pasar a la clandestinidad” son las palabras que utilizó la familia Frank explica a Anne que tienen que dejar su casa y vivir escondidos en la oficina de Opekta donde trabaja el padre Otto. Exactamente en la Achterhuis, la casa de atrás en holandés cuya día a día Anne Frank describe en el diario que recibe en su 13 cumpleaños.

El diario de Ana Frank, un clásico de la literatura universal, de esos libros que deben aparecer en todas listas de libros de lectura imprescindible. Hechos que no deben ser olvidados para que no vuelvan a repetirse, por eso la casa en el número 263 de la calle Prinsengracht esta abierta al público.

anne frank huis

Anne Frank Huis al igual que la mayoría de museos de Amsterdam, tiene su espacio expositivo muy cuidado, como la Rembramdt Huis. La casa tiene un aspecto muy parecido a la época en la que vivieron Ana, su familia, la otra familia que en el libro recibe el nombre de Van Daan y el dentista llamado en el diario Albert Dussel.

En las diferentes estancias, a través de sus objetos y fotografías se va viendo como fue su vida durante el periodo que vivieron encerrados desde el 9 de julio de 1942 hasta el 4 de agosto de 1944. Durante su encierro recibieron ayuda de varias personas entre ellas la austriaca Miep que era la secretaria de Opekta y no se lo pensó dos veces cuando Otto Frank le pidió ayuda, en un momento del recorrido se puede ver un vídeo en el que ella lo cuenta. Cosas como esa te hacen sentir testigo de un hecho histórico que no debía haberse producido jamás.

La casa de Ana Frank se puede visitar todos los días de las 9 de la mañana a la 7 de la tarde del 15 de septiembre al 14 de marzo y hasta las 9 de la noche del 15 de marzo hasta el 14 de septiembre. También hasta las 10 de la noche los sábados y todos los días de julio y agosto. La entrada cuesta 9€ para adultos y es gratuita para los niños menores de 10 años. Para este caso no sirve la Iamsterdam Card ni la Holland Pass.

Es altamente recomendable comprar las entradas por internet pagando 0,50€ más por entrada porque permite elegir fecha y hora además de evitar las colas y asegurar la entrada. Se puede llegar andando desde la estación central o con transporte público desde la parada de Westermarkt con los tranvías 13, 14 y 17 y los autobuses 170, 172 y 174. En el museo no esta permitido hacer fotografías, pero se pueden ver imágenes del museo en su página web que cuenta con versión en español.

Nota: La primera foto del post corresponde al monumento dedicado al Kindertransport («Transporte de niños») con el traslado de unos 10.000 niños judíos al Reino Unido a través de Holanda para salvarlos de los nazis que se encuentra en la berlinesa estación de Friedrichstrasse.

Rembrandthuis, casa museo de Rembrandt en Amsterdam

Rembrandthuis, casa museo de Rembrandt en Amsterdam

rembrandthuis 640

Seguimos con pintores pero esta vez de Bruselas nos vamos a Amsterdam, para ver la casa museo de Rembrandt, Rembrandthuis. Fue el primero museo que vimos en el tuliptrip y fue una auténtica sorpresa. Un ejemplo de museo moderno aunque este ubicado en una casa típica holandesa, ofrece una perspectiva muy interesante de como vivía y trabajaba Rembrandt Harmenszoon van Rijn, retratista y grabador del siglo XVII.

Rembrandthuis

Rembrandt nació en Leiden en 1606 el mismo año que se empezó a construir la casa en Jodenbreestraat que en la que vivió de 1639 a 1658. En 1656 cuando ya no pudo seguir pagando al estado los plazos para adquirirla y se tuvo declarar en bancarrota. Se hizo un inventario para subastar la casa en 1658, gracias a ese documento se ha podido recuperar la mayoría de los objetos y restituirlos en sus lugares originales lo que ha dado pie a la creación del museo.

Rembrandthuis

La visita al museo se hace muy entretenida pasando por las diferentes estancias de la casa, con los objetos originales desde el dormitorio de Rembrandt, pasando por la cocina hasta llegar al taller en la parte superior. Con la entrada te dan una audioguia que completa mucho la visita dando más información sobre los objetos y detalles históricos.

Llaman la atención los armarios cama pequeños debido a que la gente en esa época dormía medio sentada porque consideraban que dormir completamente horizontal era malo para la salud. En el taller se pueden ver demostración de como trabaja y daba clases a alumnos. También hay exposiciones temporales temáticas.

Rembrandthuis

Hay que tener en cuenta que la casa se conserva bastante igual que en el siglo XVII, lo que dificulta un poco la visita ya que cuenta con las típicas escaleras estrechas que hay que subir y bajar sin otra alternativa. Hay una parte de la casa más moderna que si cuenta con ascensores y demás comodidades, es la parte correspondiente a la entrada, la tienda, un auditorium y donde tienen lugar las exposiciones temporales.

Amsterdam

El museo se encuentra cerca de Waterlooplein y a 15 minutos andando de la estación central. Pero es mucho más fácil llegar en metro bajando en la parada Nieuwmarkt o con los tranvías 9 y 14 bajando en Waterlooplein. Y como no podia ser de otra manera en Amsterdam también se puede llegar en barco bajando en Waterlooplein o Zwanenburgerwal.

Rembrandthuis abre todos los días de 10 a 5 de la tarde excepto Navidad, Año Nuevo y el día oficial del cumpleaños de la reina el 30 de abril. La entrada normal cuesta 6€, gratis para menores de 6 años y como podéis imaginar esta incluida en la Iamsterdam Card o entregando un ticket tulipán de la Hollad Pass.