Estocolmo en Semana Santa (I)

estocolmo-semana-santa-1-640

Hemos estado estos días de semana santa en Estocolmo y hemos tenido oportunidad de ver una ciudad algo diferente de lo habitual. Todavía es invierno en esa parte del planeta a pesar la primavera del calendario llegó hace más de dos semanas. En partes de Estocolmo todavía pudimos ver nieve y temperaturas algo bajo cero incluso. Los lugares más conocidos de la laciudad como el museo Vasa, el museo nacional, el parque de atracciones Gröna Lund y el futuro museo Abba no están todavía abiertas al público así como otras actividades más veraniegas como paseos guiados a pie o en barco tampoco estaban disponibles. Pero ya empieza a haber vuelos directos desde diferentes ciudades de España a Estocolmo y otras ciudades suecas y también ofertas de alojamiento a buenos precios por lo que no ha sido tan mal momento para hacer una escapada. Y si habéis leído el post que hemos dedicado a la Stockholm Card veréis que aun así nos dio tiempo a ver muchas cosas. Para empezar, hemos viajado por primera vez en una compañía que tiene wifi en sus aviones, y desde luego ya nada volverá a ser igual, tanto que el vuelo de vuelta se me hizo muy pesado y eso que era algo más corto. No tengo ninguna queja de los vuelos tanto Norwegian como Air Berlín salieron muy puntuales y llegaron a su hora. Norwegian tiene ofertas de vuelos a países escandinavos desde muchas ciudades españolas, no solo desde Palma y el caso de Estocolmo vuela a la aeropuerto principal Arlanda.

Estocolmo 2013 276

La mañana del viernes santo la empezamos con una visita guiada al Stockholm Stadshuset, el ayuntamiento de Estocolmo donde cada año se celebra el banquete de los premios Nobel. El edificio esta muy cerca de la estación central, Centralen y se puede ir andando. Fue construido en los años 20 del siglo pasado, todavía no tiene cien años aunque aparente más porque se construyó en un estilo llamado National Romantic inspirado en épocas medievales o incluso anteriores. Esta solo abierto a visitas guiadas en inglés y sueco durante todo el año de 10h a 15h. Con visitas guiadas cada media hora en verano y también hay visitas a la torre en esa época del año. Son altamente recomendables porque el contraste del exterior con el interior, las salas que se muestran son impresionantes. La sala de los Nobel, es la llamada Sala Azul que tiene ese nombre porque debería haber sido de ese color, pero el arquitecto prefirió dejar el ladrillo visto. Hay una parte de estilo árabe y la sala donde se reúnen los representantes de la ciudad esta inspirada en un teatro. Aunque la Sala Azul no ha sido el escenario del banquete, en otras partes de del ayuntamiento también se ha celebrado esta cena de gala o incluso entregado premios, es algo que también puedes ver en el museo Nobel en Gamla Stan que hay una parte interactiva dedicada por décadas con completa información sobre los premios, ganadores, contexto histórico y sobre la ceremonia de entrega. Es curioso como ha ido evolucionando con el tiempo esa gala.Y no hay que olvidarse de mirar al techo donde va pasando un carrusel con las fotos de todos los premiados. Aunque esa visita tuvo lugar al día siguiente pero se trata de dos lugares muy conectados

Después del ayuntamiento, fue el turno del Palacio de Drottninholm, una de las residencias de la familia real sueca en Estocolmo. Esta un poco alejado del centro, zona B del transporte público. Existen servicios de ferries a partir de abril que suelen tardar una hora de trayecto. Aunque en solo media hora se puede llegar desde la estación central con el metro y el bus haciendo trasbordo en Brommaplan. Saliendo de la estación de metro, esta la estación de autobuses muy bien señalizada y es muy fácil encontrar la parada de los autobuses hacia el palacio, hay un total de tres lineas que tienen parada allí. Esa fue la opción que utilizamos ya que los barcos que empezaron ese mismo día a circular ya estaban llenos. El Palacio forma parte de un complejo que incluye, establos, un teatro, unos cuantos museos, un pabellón chino y otros edificios además de un gran parque y bosque alrededor. El parque estaba totalmente nevado aún, un estampa un poco de cuento pero con zonas en las que había hielo y había que ir con cuidado de no resbalar para llegar a lugares como el pabellón chino. El edificio del palacio se puede visitar más o menos por libre aunque también hay visitas guiadas incluidas en el precio. El interior destaca mucho porque las estancias reales abiertas al publico tiene una decoración muy de estilo rococó francés, mayoritariamente por una reforma del siglo XVIII tras la que fue vendido al estado. Desde 1991 es patrimonio de la humanidad. Entrar a los edificios tiene un coste pero no pasear por el parque ni el bosque.

Estocolmo 2013 461

El palacio de Drottningholm fue una grata sorpresa, un palacio digno de la realeza, aunque Suecia no tienen una tradición tan antigua como la de Reino Unido o Dinamarca. Si este palacio no tiene nada que envidiar a otros, la residencia oficial de los reyes de Suecia en Estocolmo situada en Gamla Stan no es menos. Hay ni más ni menos que 4apartamentos reales para visitar de estilo también muy rococó y el muy interesante Museo de las 3 coronas en el sótano del palacio incluido en la entrada del palacio igual que la sala del Tesoro en otro edificio cercano. 3 Coronas, Tre Kronor era el palacio anterior al actual que fue destruido en un incendio. Una parte se salvó y es la que se utiliza como museo sobre el pasado vikingo y la vida en época del castillo con enseres y partes que se pudieron encontrar. Es como visitar un yacimiento arqueológico, a mi recuerda un poco al museo Picasso de Málaga que tienen en el sótano restos de la época fenicia para visitar. Hay maneras de conservar un patrimonio antiguo integrado dentro de otro lugar más modernos muy interesantes.

Estocolmo 2013 347

Y de palacio reales al arte moderno y justo donde hubo una exposición de Picasso, el Moderna Museet que habíamos visto el día anterior. No lo habíamos incluido principio en la ruta pero ese día nos dio tiempo a hacer la visita tras ver el palacio de Drottningholm. Y realmente fue un acierto la visita, es uno de los mejores museos de arte moderno que he podido visitar en bastante tiempo. Esta en la isla de Skeppsholmen en un edificio del arquitecto Rafael Moneo el mismo que diseñó la sede del museo fundación Pilar i Joan Miró de Palma. El Moderna Museet tiene la misma sencillez y funcionalidad que el de Palma aunque no tenga que ocultar nada que haya los alrededores. Aquí comparte espacio con el museo de Arquitectura, Arkitekturmuseet que no me dio tiempo a visitar. Existe una entrada combinada para ambos museos por 140kr pero también están incluidos ambos en la Stockholm Card y es gratuito los viernes de 16 a 18h. En el folleto de la Stockholm card aparece el museo de la Arquitectura como Swedish Museum of Architecture, el nombre traducido al inglés. Volviendo al Moderna Museet, hasta el 3 de marzo hubo una exposición sobre Picasso y Duchamps pero en ese momento había una de Gustav Klimt, otra de Le Courbusier y unas cuantas de artistas menos conocidos, al menos para mi. Pero no solo hay exposiciones en las salas, también hay obras en los pasillos y en el exterior, una en la que incluso te puedes subir.

No puede ver el museo de Arquitectura porque a las 19h tenia que estar en Strandvägen para el crucero con cena hasta Waxholm, un capricho que me quise dar. La verdad es que es algo de lujo, pero fue algo mejor de lo que esperaba. Lastima que estaba oscuro y solo se veían luces, pero la cena estaba muy buena. Platos muy bien presentados y no en pequeñas cantidades, no era cocina minimalista precisamente. Hay una carta que puedes elegir diferentes opciones de primero, segundo y postre o menús completos. De primero elegí un plato con caviar naranja, las huevas de no sé que pescado y un trozo de pastel de queso Västerbotten y de segundo que no lo tenia muy claro, acabe decidiéndome por unos gnochis que por el nombre del plato en inglés no me esperaba encontrarme con salsa parecida a la samfaina, tomate, pimientos verde, rojo, cebolla. La samfaina es un sofrito que se acompaña al bacalao, una muy buena combinación con los gnochis. No lo tenia muy claro porque quería dejar sitio para el postre por supuesto con chocolate por partida triple, tarta de chocolate, mousse de chocolate y helado de chocolate acompañado de fresas. Una delicia aunque prefiero no acordarme de lo que me costó.

Estocolmo 2013 533

Seguimos con la comida porque el último día en Skansen conseguí probar las albóndigas suecas, Kötbullar, albóndigas de carne, patatas pequeñas con piel y arándanos rojos. La combinación con los arándanos con las albóndigas da un poco un impresión al principio pero después te deja una buena sensación en la boca. Habrá que ver si en el IKEA las sirven igual, porque reconozco no he probado las albóndigas que venden es porque apenas voy aunque tengo cosas de la tienda, mi cama y una lampara como mínimo. La cama que compré con mi primer sueldo por cierto, de estas hierro forjado que siempre había querido tener. Aquí esta lejos del centro, en Estocolmo también pero de lunes a viernes hay un servicio de bus gratuito que sale de la estación central, vi la parada pero no me dio tiempo a hacer la excursión. La primera parte del relato del viaje la dejamos aquí, en el siguiente post seguiremos con Skansen y demás cosas del viaje antes de esto se vuelva un blog de alta gastronomía.

3 thoughts on “Estocolmo en Semana Santa (I)

  1. Me ha gustado ver Estocolmo con nieve, en ninguna de las dos veces que he estado lo he conseguido 😉

    1. Yo tampoco había visto nunca tanta nieve 🙂

Comments are closed.