Categoría: Itinerarios

Posts sobre lugares que pueden visitarse o recorridos a pie

Cova do Vapor, entre el Tajo y el Atlántico

Cova do Vapor, entre el Tajo y el Atlántico

2020 está siendo un año muy atípico para todo el planeta. No sé puede decir que esté siendo un año bueno pero tampoco malo. Aunque para los viajes si se puede decir, que ha sido un auténtico desastre, al menos para viajar de la forma que lo hacíamos antes. Lo de subir a un avión y aterrizar en la otra parte del planeta con una cultura e idioma diferentes, eso ha quedado casi en otro siglo.

Ahora podemos considerar viaje subir a un autobús y cruzar un puente a media hora de tu casa y encontrarte con este pequeño paraíso. Aunque no siempre se puede disfrutar de él, en el contexto en que el que estamos. Esta playa pertenece a la Cova do Vapor, un pueblo de pescadores, barrio de la vecina Trafaria en la costa Caparica, al otro lado del río Tajo enfrente de Lisboa y Cascais.

Aunque que este sea el primer post de 2020, si en noviembre, tal como están las cosas, os tengo que recordar que llevo más de un año viviendo en Lisboa. Por lo que Cova de Vapor está a media hora de mi casa y en este tiempo he tenido oportunidad de visitarlo 3 veces, 2 antes de la pandemia.

20191109_200300

La primera vez que estuve en la Cova do Vapor fue en noviembre del año pasado a una castañada a la Asociación de vecinos/ moradores que se dice en portugués invitada por Firmo, el primo de Begoña de Vigopeques que trabajaba conmigo y que vive allí. Fuimos a pasar el día allí a esperar la tarde para las castañas de Magusto.

Cómo llegar

Esa vez fuimos en barco desde Belem hasta Trafaria, el pueblo más grande al que pertenece. El barco es transporte público, con horarios más o menos amplios. Algunos van directos a Trafaria que merece también una visita y otros paran en Porto Brandao. Salen de la estación fluvial de Belem, a la que se accede a través de un puente enfrente del Museo de los Coches. Entremedias están las vías de tren a Cascais, así que no hay otra manera de cruzar tan enfrente.

El viaje completo Belem / Porto Brandao / Trafaria son 25 minutos, 16 cuando va directo. Y el billete sencillo cuesta 1.25€, 1,20€ con la tarjeta recargable Viva Viagem. Son precios de la web de la compañía Transtejo que he tenido que consultar, porque como residente en el área metropolitana de Lisboa tengo un bono mensual de 40€ viajes ilimitados que incluye este transporte.

20201116_163902

No sabía que costara tan poco, porque de hecho el billete de metro sencillo está a 1,34€ con la tarjeta recargable. Lo que con esa tarjeta 10€ de saldo se van rapidísimo. Si venís por pocos días se nota mucho realmente. Al principio que no tenía el bono, aunque no fuera tan lejos, se me agotaba en seguida.

Se puede ir también en bus desde Areeiro (línea verde del metro) con la compañía TST hasta Costa de Caparica, Bus Línea 161 Hay también algunos buses directos a Trafaria desde Sete Ríos (estación Jardim Zoologico, línea azul del metro), línea 158. De Trafaria a Cova do Vapor aunque se puede ir andando, también hay bus, la línea 171.

En la web de TST, no está tan claro el precio. Según la aplicación de transporte Moovit que incluye la mayoría de empresas de transporte en la área metropolitana, el 161 tiene un coste por trayecto de 4,35€. Como podéis pensar también entra en el bono de 40€.

20201116_165522

Dónde comer

En ese festival de Magusto, como lo llamaron ahí, recuerdo que vimos las dos playas de la Cova do Vapor, tiene una todavía de río y otra de océano. Cova do Vapor está en una punta y tiene el Tajo por una parte y el Atlántico por la otra. Y más que de pescadores está lleno de surfistas. Este mismo mes, había bastantes coches para ser un lunes, aunque con las restricciones de ahora, es el mejor día. Estaba comiendo ahí en la Asociación de Moradores, que hace poco han abierto un restaurante con terraza cubierta, Café Restaurante Cova do Vapor (amigo del compañero de trabajo, hay que ayudar en lo que se puede), menú de 8€ comida casera, perfecto para después del surf o pasear por la playa y el bosque.

20200229_175452

La historia de la runa viajera

La segunda vez que fui si estuve paseando por la playa, la del océano. Eso fue a finales de febrero, porque fui a devolver a la naturaleza algo que tomé prestado. Es algo con un poco de ritual porque en 2014 fui a buscar una piedra para hacer una runa. Salió de una playa de Mallorca, dónde todavía vivía en ese momento. Esa pequeña piedra acabó convertida en una runa Raido (protectora de los viajes) que se encargó de prepararme mi amiga Rocío de Estudio Holístico Rocío.

Esta runa la tuve de colgante y recorrió medio mundo conmigo hasta que noviembre del año pasado en Granada en el encuentro KLMVuelaSostenible bajando del bus se me salió de dónde la llevaba y se partió en dos. Ya llevaba tiempo saliendo del sitio que parecía que la perdía. Siempre había pensado que cuando la perdiera, se acabarían los viajes. Algo así parece que ha pasado, pero la guardé y se lo dije a Rocío y me explicó que había finalizado su trabajo y que tenía que tirarlo o devolverla a la naturaleza. Cómo podéis imaginar, me decidí por lo segundo y pensé que la playa de la Cova do Vapor era el lugar idóneo. Salió de una playa, volvió a otra, del Mediterráneo al Atlántico, con la idea que vaya para adelante no para atrás.

20201116_170737

Adelante hacía el futuro, sea el que sea, cerré una etapa con eso, empecé otra sin saber lo que venía. Y seguramente, si lo llegó a saber no lo habría hecho, no hubiera tenido la fuerza suficiente, aunque por otra parte no sé dónde estaría ahora. Igual que me deje llevar por no sé que instinto para venir a Lisboa hace más de un año, también lo hice en ese momento para hacer lo que era el trabajo de mis sueños. Y pude hacerlo, pero no de la manera que me hubiera gustado y como no iba a ninguna parte, a otra cosa mariposa. Y cómo hay más opciones de trabajo aunque no lo parezca, se prueba con otra, y otra hasta dar con lo que tenga que ser. Porque tal como está el patio, no vale la pena perder el tiempo con según que.

Y si ahora un viaje es irte a media hora de casa, a caminar por la playa o perderse por el bosque de la Cova de Vapor, bienvenido sea.

Visita a Chauvigny desde Poitiers

Visita a Chauvigny desde Poitiers

En nuestro segundo viaje a Poitiers aprovechando nuestra estancia para el TBMPoitiers. Entre las actividades que nos ofreció Turismo de Poitiers y Nouvelle Aquitaine, había una excursión de un día a Chauvigny pero no pudimos hacerla porque ese mismo día estábamos en las marismas de Poitou y La Rochelle.

Así que unos días después fuimos con Concha de Concha de Viaje y Monica de Mi Mochila Me Pesa a conocer Chauvigny.

Cómo llegar a Chauvigny en transporte público

Es una excursión bastante sencilla para hacer desde Poitiers ya que está sólo a 23km y se puede ir en autobús. Tarda más o menos una hora y sale por 2,50€ por trayecto. Ese precio es el mismo para todos los trayectos en el departamento de La Vienne.

20190619_121353
Autobús de línea que va a Chauvigny

La ruta que lleva a Chauvigny es la línea 103 que tienen 5 servicios al día de lunes a sábado. Los principales para poderlo visitar en un día son los servicios de las 7:45 de la mañana y de las 12:15. El de regreso recomendable sería el de las 17:39. Está muy enfocada a trabajadores y estudiantes que se desplazan a Poitiers. De hecho los domingos no hay servicio y los horarios se publican de septiembre a septiembre.

De año en año pueden variar un poco de lo que estamos comentado . Más adelante tenéis el enlace para ver los horarios en vigor.

Existe también una ruta que te lleva a Saint Savin desde Chauvigny pero funciona con reserva previa el día anterior y horarios adaptados a los desplazamientos de trabajadores y escolares del pueblo. Con esos horarios lo más sencillo es pernoctar en Saint Savin y regresar al día siguiente con el transporte a la demanda que es como se le llama. En la web de Transportes de Nueva Aquitania en francés, tenéis los horarios para descargar y el teléfono para reservar el transporte a la demanda.

20190619_144858
Rincón la ciudad medieval de Chauvigny

Los autobuses salen de la gare routiere de Poitiers, que está al lado de la estación de trenes de Poitiers. En Chauvigny llegan a la Mairie, el ayuntamiento que está muy cerca del centro histórico.

Qué ver en Chauvigny

El centro histórico de Chauvigny conserva todo su encanto de la época medieval incluidos varios castillos. 5 en total se pueden visitar donde se encuentran diferentes exposiciones y se pueden disfrutar curiosos espectáculos.

Castillos de Chauvigny

20190619_145707
Castillo de Les Evêques en Chauvigny

Uno de ellos el de Les Evêques permite descubrir en vivo el arte de la cetrería practicado en la época medieval. Es un tipo de caza en la que tradicionalmente se empleaban aves rapaces entrenadas para ello como águilas o halcones. Esa actividad crea un vínculo espacial entre el ave y la persona que la entrena. Como mucho con esta técnica se cazan otras aves o libres. Y cada vez que cazan una presa su cetrero/a le entrega comida para conseguir la presa.

Esta técnica está considerada patrimonio inmaterial de la Humanidad desde 2010. Su candidatura fue propuesta por multitud de países, en algunos todavía se sigue practicando no solamente como exhibición como en Chauvigny. No puedo opinar sobre el espectáculo porque no lo vimos preferimos visitar otros lugares que no tuvieran horarios tan concretos.

Otro castillo que me llamo más la atención aunque tampoco pudimos visitarlo es el de Donjon de Gouzon. Allí se encuentra el espacio de arqueología industrial, una muy buena forma de dar uso a este castillo que es de los mejores conservados de la población.

20190619_153112
Cartel informativo sobre Charles Auber sacerdote y arqueólogo de Chauvigny, importante para la conservación de la cité mediévale como se conoce hoy

Aunque se suela asociar industria con fábricas, otras actividades más artesanales como la fabricación de vidrio o cerámica a mucho menor escala en talleres más pequeños también son industria. Y en lugar como Chauvigny donde todavía se encuentran talleres y locales de artesanos , artistas y anticuarios, es muy interesante que exista un espacio así para conocer el origen de todo eso.

Existe también otro museo dedicado a las tradiciones populares aunque no se encuentra dentro de un castillo si no en una casa cercana, que también puede ser interesante visitar si se dispone de tiempo.

En el castillo que si entramos fue el Harcourt donde pudimos ver una exposición muy interesante sobre la vida en la localidad donde descubrimos unos frescos que pensamos que pertenecían a la Colegiata de San Pedro pero en realidad pertenecen a otro San Pedro el de las Eglises que comentaremos más adelante en este mismo post.

20190619_152045
Absides de la colegiata de San Pedro que simula una cúpula

Existen otros castillos también muy conocidos como el de los Obispos, Montleon y la torre de Flin estas últimas construcciones del siglo XII.

La Colegiata de San Pedro

Otro lugar imprescindible de la ciudad medieval de Chauvigny es la colegiata De San Pedro. Se trata de una iglesia románica con una curiosa arquitectura, columnas con imágenes de animales y bestias y pequeños tejadillos para que el agua de lluvia no entre que parecen cúpulas. No pueden ser porque después de la época Romana no se volvieron a construir hasta el renacimiento con Brunelleschi.

Más allá del ciudad medieval de Chauvigny

Y fuera del centro histórico a un paseo casi de ruta de senderismo es Saint Pierre les Églises, un pequeño núcleo de población, habitado en época romana con una iglesia prerromanica. Iglesia sencilla donde las haya con frescos en el abside que están reconocidos como los antiguos de la Europa occidental. Más adelante espero publicar un post sobre esta pequeña ruta en La Vienne y de este lugar tan original.

También cerca de la plaza de la Marie, se puede visitar la iglesia de Notre Dame. También románica aunque mucho más sencilla que su tocaya de Poiters, fue restaurada en el siglo XIX por los daños causados por la revolución francesa.

20190619_144322
Interior de la Iglesia de Notre Dome de Chauvigny

Y por último por los alrededores de Chauvigny se pueden hacer rutas por antiguas vías férreas en VeloRail. Se trata de una vagoneta que circula sobre raíles y se pueden hacer diferentes rutas. También es algo que me hubiera gustado hacer porque me encanta ir en tren, de hecho ese viaje lo hice en tren excepto esta excursión y las actividades en grupo que fuimos en autobús.