florencia-brunelleschi

Florencia, Firenze en italiano no necesita muchas presentaciones, la cuna del Renacimiento y con ello de grandes artistas. Hace tiempo cuando ya había visitado la ciudad, descubrí la vida de dos grandes personajes de esa época que influyeron en la ciudad. El Renacimiento fue una época histórica de los más interesante, una vuelta a los orígenes, sobre todo a las antiguas Grecia y Roma para recuperar el esplendor perdido. Las civilizaciones griega y romana llegaron a tener tal nivel de desarrollo y conocimiento que se ha tardado siglos en volver a recuperar. Gracias al desarrollo del comercio se formó una nueva clase social, los mercaderes con riqueza obtenida de su propio trabajo, que empezaron a replantearse las creencias medievales. En esa época Italia estaba dividida en pequeñas repúblicas formadas por ciudades con mucha rivalidad entre ellas. Esa rivalidad favoreció la cultura y la ciencia, las familias acomodadas necesitaban mostrar su riqueza a través sus bienes como palacios y obras de arte y por lo tanto precisaban de artistas, artesanos y constructores para ello.

florencia-catedral

Pero a nivel público la ciudad para atraer habitantes necesitaba tener edificios e infraestructuras adecuadas. En toda ciudad una de las construcciones más destacadas es su iglesia principal o catedral y en el caso de Florencia no podía ser menos. No en vano, uno de los monumentos más destacados de Florencia actualmente, es su catedral, Duomo conocida también como Santa Maria del Fiori (Santa María de la flor o las flores). Una preciosa catedral bizantina de color blanco construida en el siglo XIV con su campanario y baptisterio a parte. Los no bautizados no podían entrar en la catedral, por eso se ponía la pila bautismal en un edificio a parte. Cuando estaban construyendo la catedral, decidieron que querían una cúpula, algo que no había en otras catedrales del momento. Pero no tenían ni idea de como hacerla, aunque era una tipo construcción que usaban los antiguos romanos, que con la edad media ese conocimiento se había perdido para hacer una obra de la magnitud requerida.

florencia-duomo-cupula

Aquí entra en escena, nuestro primer personaje, Filippo Brunelleschi, el que se podría considerar el primer arquitecto moderno. Era hijo de un abogado que recibió una buena educación para continuar con la tradición familiar pero un buen día decidió que quería ser artista y dejó las leyes por la orfebrería y la escultura. ¿Y como acaba un orfebre haciendo una cúpula de enormes dimensiones? Pues estudiando lugares como el panteón de Roma construido en la época clásica y no rendirse jamás, porque en el camino de idear la cúpula, descubrió o inventó la perspectiva lineal además de máquinas para facilitar los labores de construcción. Lo de la perspectiva es algo más trascendental incluso que la propia cúpula, hasta entonces no se podían representar objetos sobre papel. La idea esta en que el tamaño de los objetos depende de la distancia en que se encuentran respecto a un punto, así se representan más grandes o más pequeños. Ver la cúpula en su momento, reconozco que no me impresionó, porque no conocía la historia que había detrás hasta que no vi un documental según recuerdo sobre lo avanzada que estaba la ingeniería romana respecto a los siglos posteriores. Buscando diría que era este La Construcción de Un Imperio – Renacimiento. La Era de los Arquitectos, es una serie de varios documentales sobre la construcción y la ingeniería en antiguas civilizaciones empezando por Roma. En este caso además de Florencia, sale Siena y Roma y no es nada técnico y la verdad dan ganas de ver de nuevo los lugares estos. Así que os dejo disfrutar del documental y el siguiente personaje lo dejamos para otro post.

 

Florencia a través de grandes personajes (I): Brunelleschi y el Duomo

Los comentarios están cerrados.