Monumento al Holocausto: Otra cita con la Historia más amarga en Berlín

monumento al holocausto 640

A diferencia del museo memorial de la batalla del Ebro de Gandesa, este lugar de Berlín no necesita mucha presentación. Recuerda también un hecho que marcó una guerra, el Holocausto de la Segunda Guerra Mundial. Millones de personas fueron asesinadas de forma cruel y vil por no encajar en el ideal de sociedad que los nazis quisieron implantar. Judíos en su mayor parte pero también gitanos, discapacitados, homosexuales, disidentes políticos, etc. Un hecho tan grave que incluso es delito el negarlo, se estudia y se da a conocer justamente para evitar que se olvide.
Pero para muchos es muy difícil entender como puedo ocurrir algo así, que millones de personas fueran enviadas a campos de trabajo y exterminio la mayoría no regresaran jamás. Enviados justamente por un gobierno elegido en teoría de manera democrática, por ejemplo los soldados americanos y rusos que se encontraron con los campos de concentración y liberaron a los supervivientes, no les cabía en la cabeza y trataron muy mal a los alemanes. También por una cuestión de reeducación y evitar que se volviera a repetir.
Se habla mucho del antisemitismo, el odio a los judíos como causa principal de este hecho. Ha habido otros hechos históricos reprobables bajo el manto del antisemitismo, el asalto a los barrios judíos de ciudades europeas durante la peste negra en el siglo XIV o la expulsión de los judíos de España en 1492. De esos hechos en concreto se conocen otras causas que lo motivaron, económicas sobre todo más que religiosas. Los judíos que han vivido durante siglos apartados de la sociedad, tenían ciertos derechos restringidos y profesiones vetadas. Se les acusaba de la crucifixión de Cristo, aunque la historia demuestra que fueron los romanos, pero por alguna razón al cristianismo le convenía en la edad media difundir ese falso rumor entre el llamado populacho, las capas más bajas de la sociedad que tenían sumidas en la ignorancia. También algunas de sus prácticas que hoy en día están no solo aceptadas sino que se consideran totalmente necesarias, eran muy mal vistas y el cristianismo instigaba justamente a hacer lo contrario. Nos referimos al tema de la higiene, el famoso “olor a santidad”, si eres bueno ya estas limpio y no necesitas lavarte. La falta de higiene y de limpieza provoca enfermedades como la conocida peste negra que por supuesto los judíos no contraían por ser más disciplinados en la higiene y la limpieza. Pero a parte de eso al tener vetadas muchas profesiones, tenían que dedicarse a trabajos mal vistos pero a la vez muy lucrativos como los préstamos. ¿Y Quienes eran sus principales clientes? La nobleza, los reyes y el clero que no se cansaban de pedir, pero llega un momento que hay devolver el dinero y por supuesto no lo tienen. La solución cargarte al prestamista, pero que otro lo haga por ti y si se puede ser gratis claro porque no hay dinero. Fácil, se les dice al pueblo que la peste negra la provocan los judíos porque ellos no la tienen y la gente se enfada de mala manera entran en las juderías y sin quererlo se encargan del trabajo sucio de los poderosos que ya no tiene más deudas que pagar.
Eso es solo un ejemplo de la manipulación que se llevar a cabo con el tema de la religión. En el caso de la expulsión de los judíos de 1492, hay también un tema económico se iban ellos pero por supuesto sus posesiones se quedaban en España y precisamente los reyes católicos no andaban muy sobrados de dinero. Entre la guerra contra el Al Andalus, la reconquista y el expedición a las Indias que permitió descubrir América, lo bien que venían ciertas propiedades, objetos y demás.

reichstag berlin

Vista aérea desde el Bundestag

Esto quizá se parece más a lo que ocurrió con el Holocausto, porque a parte de enviar a los judíos a campos de concentración, los nazis se quedaron con todas las propiedades, casas, empresas, coches incluso sus gafas, muletas y dientes de oro. Si habéis visto la Lista de Schindler, supongo que recordáis al principio que sale un casa que se ve que era de una familia en la después está Oskar Schindler el protagonista que se le habían dado por ser “del partido”. Y más tarde escenas de los campos que llegan la gente, les quitan todo y se ve todo separado y amontonado. Para que los que no hayáis visto la película, tenéis que verla. Es dura porque esta basada en hecho reales, dentro del horror hubo quien pudo ayudar y lo hizo, es un caso conocido que da una idea general de lo ocurrido pero ha habido más historias de este tipo.
A parte de películas, museos y demás que recuerdan ese horror vivido en este caso por los judíos, hay monumentos como este de Berlín cerca de la Puerta de Brandemburgo y el Bundestag. Fue la idea de una periodista Lea Rosh la creación del monumento que buscando apoyo y financiación consiguió su construcción. En Mayo de 2005 no hace ni diez años todavía, la obra ideada por Peter Einsenman y Buro Happold fue abierta al público. Se trata de una extensión de 19000km2 con inclinaciones y sobre ella losas de hormigón que pretende mostrar la sinrazón dentro de algo que parece ordenado. Vista desde el aire parece un cementerio pero desde dentro,, ya que se puede y se debe recorrer aunque pueda parecer un poco incómodo el revivir esto, me pareció que representaba una ciudad abandonada, apagada, sin vida porque sus habitantes se habían ido o estaban escondidos en los edificios. Mucha gente se emparedó en su casa para evitar ser llevados a campos de exterminio, algunos lo consiguieron, otros como Ana Frank con su familia fueron descubiertos y llevados de todas maneras.

Monumento al Holocasuto Berlín

Interior del Monumento

El monumento durante su construcción y al poco de estar abierto, tuvo cierto polémica primero por el pasado nazi de algunas de las empresas implicadas en la construcción por parte de empresas que no consiguieron hacerse con el proyecto y después porque algún grupo neonazi se se les ocurrió dejar su marca en algunas de las losas. Respecto a las empresas hubiera sido muy extraño encontrar que las fundadas anteriormente a la segunda guerra mundial que no tuvieran conexiones con el gobierno nazi. Esos no tenían problema con hacer desaparecer a cualquiera que les llevara la contraria.

Además del monumento al aire libre que se puede visitar las 24 horas, el Denkmal für die ermordeten Juden Europas, el monumento en memoria de los judíos de Europa tiene en subsuelo un centro de información sobre el holocausto con entrada gratuita igualmente pero con horario más restringido. Abierto de martes a Domingo, en verano de 10 a 20 y en invierno de 10 a 19. Para más información podéis consultar la web en alemán y este folleto que se puede descargar de la propia web en español, disponible también otros idiomas.

Comments are closed.