Etiqueta: copenhague card

Datos prácticos del Aeropuerto de Copenhague

Datos prácticos del Aeropuerto de Copenhague

aeropuerto-cph

El aeropuerto de Copenhague Kastrup , nombre IATA CPH es el principal aeropuerto de Copenhague, de Dinamarca y de los países escandinavos en cuanto a tráfico. Esta a sólo a 8km del centro de Copenhague, 24 km de la ciudad sueca de Malmö y a 5 horas en tren de alta velocidad de Estocolmo. El aeropuerto consta de 3 terminales con multitud de servicios debido a que pasan por allí cada día 60000 personas. He estado 3 veces en este aeropuerto, llegando desde Berlín, saliendo para Londres y saliendo para Palma después de haber estado en Estocolmo.

Un detalle importante es que es posible conseguir wifi gratis con la tarjeta de fidelización del mismo aeropuerto, CPH Advantage. La tarjeta que es gratuita se pide en internet con este formulario y os llegará un correo para confirmar vuestra dirección de email. Una vez en el aeropuerto vais al mostrador de información en la zona de tránsito, no a la sala de información de aerolíneas y presentando un documento donde aparezca vuestro nombre os la darán al momento. Lo del documento es para no tener que deletrear ni nombre y ni apellidos.

Era la primera vez que lo veía pero me pareció muy acertado el sistema. Ya que se hace la solicitud conviene ir a recogerla. Para entrar a internet, hay que conectarse a la red wifi CPH HOTSPOT y abrir el navegador si vuestro dispositivo no lo hace automáticamente. Si no os habéis registrado para obtener la tarjeta antes podéis hacerlo al momento pero tened en cuenta que hay que confirmar el email. Tenéis 15 minutos para hacerlo, por eso conviene registrarse previamente. Si ya estáis registrados simplemente hay que introducir el email y la contraseña que pusisteis al registraros para acceder a internet.

Pero lo más importante como se llega al aeropuerto, hay muchas opciones de transporte. No me atrevería a decir que se puede ir a pie, pero no me sorprendería que almenos en bicicleta se pudiera ir siendo Copenhague la ciudad de las bicis. Pero como medios de transporte público más convencionales hay autobuses al centro de Copenhague y otras ciudades e internacionales que suelen parar en todas las terminales. Además una de las lineas de metro de Copenhague para en la estación de la terminal 3. Para llegar a las otras terminales hay un bus de conexión gratuito.

Y por último también en la terminal 3 está en la estación de trenes a la estación central de Copenague, a Helsingør, Malmö o Estocolmo. Tanto para el metro o el tren al centro de Copenhague hay que adquirir un billete de 3 zonas. Aunque la opción más cómoda y la más barata es la tarjeta CPH Card que incluye transporte del aeropuerto hasta Helsingør.

De Malmö hay trenes directos que salen al cambio por unos 20€ por trayecto y por un poco más reservándolo con antelación y en días laborables cuesta el trayecto en tren rápido a Estocolmo.

El original museo de H.C. Andersen en Copenhague

El original museo de H.C. Andersen en Copenhague

hans-christian-antonio-ruiz640

Seguimos hablando de cuentos y viajes esta semana, en el anterior post hablamos de clásicos de aventuras y no tan clásicos como la trilogía de el Águila y el Jaguar de Isabel Allende. Como dijimos el año pasado, el principie Federico de Dinamarca le entregó el premio H.C. Andersen de Literatura. Premio que solo han recibido ella y J.K. Rowling autora de la saga de Harry Potter. Es un premio que se otorga a escritores que por su forma de escribir se asemeja a la del autor danés. Existe otro premio más antiguo para autores e ilustradores específico de literatura infantil y juvenil que no hay que confundir. Pero volvamos a al universal autor danés y su museo en Copenhague que es el protagonista de nuestro post.

Hans Christian Andersen nació en Odense en 1805 y falleció en Copenhague en 1875. Es conocido por sus cuentos infantiles pero también escribió novelas, obras de teatro, operas y guías de viaje. A H.C. le encantaba viajar y publicaba igual que sus cuentos, sus impresiones de esos viajes en periódicos y revistas. En el siglo XXI igual hubiera pasado a la fama más como bloguero de viajes que de escritor de cuentos infantiles como ha sucedido. Con cuentos como el patito feo, el traje nuevo del emperador, el soldadito de plomo, la sirenita que inspiró la estatua de Copenhague, o mis dos mis cuentos favoritos las Zapatillas Rojas o la Princesa y el Guisante.

En mi viaje a Copenhague en 2009 aproveché para visitar su curioso museo en Radhuspladsen (plaza del ayuntamiento), The World of Hans Christian Andersen al lado del Ripley’s Really or Not. No es muy grande y recuerda bastante a la parte final del Madame Toussand’s de Londres que te cuenta la historia de Londres. Lo que aquí te cuenta la vida de Hans Christian Andersen y algunos de sus cuentos con reproducciones de habitaciones y de escenas. Es una visita muy recomendable sobre todo porque con la CPH CARD la entrada es gratuita. Lo malo es que cuando fui olvidé hacer fotos incluso del exterior por eso le encargué a Antonio Ruiz de Viajes y Naturaleza que estuvo el mes pasado, fotografías adecuadas después de ayudarle con los horarios y la reserva del tren en su caso de Copenhague a Estocolmo que yo había hecho de Estocolmo al aeropuerto de Copenhague. Gracias a su ayuda os puedo dar una idea gráfica de este original museo. Ahora que en originalidad al museo del siguiente post no no le gana nadie pero también tiene ese aire de cuento y de infancia.


Ver mapa más grande

Visita a Den lille havfrue, La Sirenita de Copenhague

Visita a Den lille havfrue, La Sirenita de Copenhague

la-sirenita-640

Aprovechando el reto Cuento, hablaremos de un personaje de cuento que se puede visitar. Ese cuento si tiene al menos un final feliz, gracias a una película de Disney como no podía ser de otra manera. Una película bastante divertida por cierto con buenos números musicales interpretados por un simpático cangrejo y un pez, un autentico clásico de dibujos animados. Y también de la literatura infantil, aunque en la obra original no había ningún cangrejo ni ningún pez acompañando a la protagonista.

Me estoy refiriendo como no a La Sirenita de Hans Cristian Andersen que es todo un icono de Copenhague. Hace casi 100 años Carl Jacobsen, el hijo del fundador de la Carlsberg regaló la estatua a la ciudad. Años antes, había visto un ballet inspirado en el cuento y decidió encargar la obra.

Lamentablemente no es solo el icono de Copenhague, la pobre ha sido victima de vandalismo y utilizada para fines reivindicativos. Y eso que no se puede llegar fácilmente, se encuentra en la zona del puerto alejada del centro.

Cuando la visité en mayo de 2009, me costó mucho llegar y al final tuve que hacerlo en el bus turístico. Es una de las ventajas de este tipo de autobuses te llevan a lugar un poco más complicados para llegar. A lo que hay que añadirle que las indicaciones hay que buscarlas como Den lille havfrue en danés. Según la web de Visit Copenhague, hay dos maneras de llegar en transporte publico con los trenes rápido “metro” Tog parada en Østerport y el autobús número 26 parada según Google Maps, Ørport , Sløjfen.

La Sirenita, Copenhague

Pero desde luego vale la pena llegar, la pequeña mujer pez que mide apenas 1,25m os espera al aire libre para haceros la típica foto de turista en el parque Langelinie. Y el lugar desde luego esta muy preparado para eso, no hay barreras ni visuales ni arquitectónicas para hacer buenas fotos. Se encuentra al aire libre cerca de Kastellet que es una de las fortalezas militares mejor conservadas de Europa.

Así que ver a la Sirenita no es la única excusa para acercarse allí, también hay una iglesia anglicana y un parque dedicado a Winston Churchill, Churchill Parken. La primera foto que he puesto para engañaros un poco corresponde a ese parque, exactamente a la fuente de Gefión desde el bus turistico. Cuando visité la Sirenita no reparé mucho el parque pero gracias a un post de El Pachinko descubrí que era lo que había visto.

El cuento original de la Sirenita no tiene un final feliz, igual que la protagonista había cambiado su hermosa voz por piernas humanas en vez de su cola para subir a la superficie. Una vez arriba el príncipe acaba decidiéndose por una princesa menos anfibia y la pobre sirenita tuvo que cumplir la promesa que hizo para conseguir las piernas ya que se cumplió el plazo de tres días que le habían dado.

Así que le tocó lanzarse al mar para convertirse en espuma de olas. Esa es el final del cuento auténtico de Hans Christian Andersen. Pero mejor nos quedamos con la película de Disney, no quiero dejaros con otro post triste como el anterior así terminamos el post con el video de la canción Bajo el Mar.