Visita a Den lille havfrue, La Sirenita de Copenhague

la-sirenita-640

Aprovechando el reto Cuento, hablaremos de un personaje de cuento que se puede visitar. Ese cuento si tiene al menos un final feliz, gracias a una película de Disney como no podía ser de otra manera. Una película bastante divertida por cierto con buenos números musicales interpretados por un simpático cangrejo y un pez, un autentico clásico de dibujos animados. Y también de la literatura infantil, aunque en la obra original no había ningún cangrejo ni ningún pez acompañando a la protagonista.

Me estoy refiriendo como no a La Sirenita de Hans Cristian Andersen que es todo un icono de Copenhague. Hace casi 100 años Carl Jacobsen, el hijo del fundador de la Carlsberg regaló la estatua a la ciudad. Años antes, había visto un ballet inspirado en el cuento y decidió encargar la obra. Lamentablemente no es solo el icono de Copenhague, la pobre ha sido victima de vandalismo y utilizada para fines reivindicativos. Y eso que no se puede llegar fácilmente, se encuentra en la zona del puerto alejada del centro. Cuando la visité en mayo de 2009, me costó mucho llegar y al final tuve que hacerlo en el bus turístico. Es una de las ventajas de este tipo de autobuses te llevan a lugar un poco más complicados para llegar. A lo que hay que añadirle que las indicaciones hay que buscarlas como Den lille havfrue en danés. Según la web de Visit Copenhague, hay dos maneras de llegar en transporte publico con los trenes rápido “metro” Tog parada en Østerport y el autobús número 26 parada según Google Maps, Ørport , Sløjfen.

La Sirenita, Copenhague

Pero desde luego vale la pena llegar, la pequeña mujer pez que mide apenas 1,25m os espera al aire libre para haceros la típica foto de turista en el parque Langelinie. Y el lugar desde luego esta muy preparado para eso, no hay barreras ni visuales ni arquitectónicas para hacer buenas fotos. Se encuentra al aire libre cerca de Kastellet que es una de las fortalezas militares mejor conservadas de Europa. Así que ver a la Sirenita no es la única excusa para acercarse allí, también hay una iglesia anglicana y un parque dedicado a Winston Churchill, Churchill Parken. La primera foto que he puesto para engañaros un poco corresponde a ese parque, exactamente a la fuente de Gefión desde el bus turistico. Cuando visité la Sirenita no reparé mucho el parque pero gracias a un post de El Pachinko descubrí que era lo que había visto.

 

El cuento original de la Sirenita no tiene un final feliz, igual que la protagonista había cambiado su hermosa voz por piernas humanas en vez de su cola para subir a la superficie. Una vez arriba el príncipe acaba decidiéndose por una princesa menos anfibia y la pobre sirenita tuvo que cumplir la promesa que hizo para conseguir las piernas ya que se cumplió el plazo de tres días que le habían dado. Así que le tocó lanzarse al mar para convertirse en espuma de olas. Esa es el final del cuento auténtico de Hans Christian Andersen. Pero mejor nos quedamos con la película de Disney, no quiero dejaros con otro post triste como el anterior así terminamos el post con el video de la canción Bajo el Mar.

 

Comments are closed.