Aprovenchando el puente de mayo nos dimos un salto a una de nuestas islas vecinas, La Palma y que habíamos encontrado un billete a buen precio unos meses antes. Cuando compras con antelación a veces parece que el tiempo no pasa y que el viaje no va a llegar nunca. Pero no sé en que momento empezaron a pasar los días más rápido también porque andaba en 50 cosas y me encontré casi sin tiempo de preparar el viaje. Si no llega a ser por el apoyo de Mauxi de Turiscoseando no sé como hubiera hecho este viaje. Me gusta mucho viajar sola, buscar la información de todo y hacerme el itinerario a medida para ver todo lo que quiero en el tiempo que tengo. Con este viaje ha sido todo muy diferente, La Palma era un destino que aunque habían salido alguna que otra ocasión para pensar el viaje, no era el momento porque estaba en otras cosas.

Vistas de la Isla de la Palma desde el Teide en Tenerife

Así cuando Concha de Concha de Viaje me dijo que antes de venir al TBMTenerife iba a pasar por la Palma a ver a Mauxi y que el billete de avión de Tenerife a La Palma le había costado 40€, pensé yo también quiero. Porque si a Concha que no es residente le sale a 40€, a mi sale menos porque vivo en Tenerife, pero yo no podía ir en la misma fecha, así que tuve que mirar otra fecha y era el puente de mayo que aqui dura un poco más. Pues si, para esa fecha encontré la tarifa correspondiente a horarios a priori un poco raros pero al final resultaron ser perfectos. Una vez con el vuelo reservado era cuestión de ver que quería hacer allí pero tampoco tenía tiempo ni de leer, preguntar ni de procesar lo que habia leído para tener claras las cosas. Y hay un momento en que porque mucho que quieras controlarlo todo te das cuenta que no puedes y tienes que dejar que las cosas fluyan por si solas. Porque hay un momento en que te das cuenta de que tienes que soltar el acelerador y pararte un poco a descansar y que te lleven porque justo esa isla es para eso.
En La Palma hay cosas que hacer, que ver, que comer pero sin prisas, ni agobios que buena falta hace dejar atrás a veces. Así que este viaje, en vez de uno solo han sido dos, uno para conocer un poco la isla y otro para relajarme de tanto exprimir los días. Lo malo es que los dos viajes van unidos, uno no se puede entender sin el otro y una no es de hielo todo me acaba afectando de una manera u otra aunque no quiera demostrarlo.

20170503_103140
Desde el momento que sales del avión y ves el océano ahí mismo, notas la tranquilidad y el silencio en el ambiente hasta que te topas con el edificio del aeropuerto que no te pega con ese escenario para nada. No es que sea feo, es que es mucho más grande de lo que parece que tendría que ser para una isla no capitalina, no es una isla grande y principal pero tampoco es una isla pequeña. Pero el tamaño de la terminal te hace llevarte una idea equivocada de los que es la isla porque una vez sales de ahí empiezas las construcciones en tamaño más reducido que se van repartiendo de forma más equilibrada por todo la isla. Eso si es díficil dejar de ver el mar como si la gente sólo quisiera vivir en la costa. Lo que es una diferencia enorme con Mallorca dónde tradicionalmente hasta que llegó el turismo vivían en el interior por miedo a los piratas.

Bosque de Los Tilos en San Andrés y Sauces

Y de diferencias entre las dos islas podríamos encontrar muchas más apróposito de la confusión que existre entre estas dos islas y otra más, una tiene Palma en la isla y otra en la capital. Están en mares diferentes, archipiélagos distintos, han tenido otros conquistadores, no pueden ser iguales de ninguna manera para que se confundan así. A mi lo único que me recordó a Mallorca y concretamente a la casa en que vivía (no ya no es mi casa), fue la casa de Mauxi porque tiene suelo de baldosas y muebles antiguos. Ya que gustaría tener Mallorca a 30 minutos de avión de casa, pero lo que tenemos una isla más coqueta llamada La Palma que también se la conoce como la isla bonita.

Al salir del aeropuerto empiezas a ver la isla como realmente es, con sus casitas repartidas por todos lados con vistas al mar por supuesto. Zonas con casas más antiguas y alguna más moderna de más nueva construcción que no acaban de desentonar como en Playa Salemera no muy lejos del aeropuerto. Playa Salemera es un pequeño núcleo que en su momento debía ser de pescadores con un faro muy original de color blanco y alargado que es lo que llama la atención del lugar. Pero la razón por la que fuimos allí porque su chiringuito, kiosko se llama en la isla formaba parte de la ruta de las cruces y tapas de principios de mayo. La ruta incluía restaurantes de Santa Cruz de la Palma, Breña Alta, Breña Baja y Mazo.

20170429_202415

El kiosco de Playa Salemera era el único restaurante de Mazo que formaba parte de la ruta. Cada establecimiento preparaba dos tapas, a 2,5€ cada una con bebida lo que este año tenían un horario exclusivo. Por lo que las de Playa Salemera no las pudimos probar porque llegamos más tarde. Tuvimos que esperar al último día en Santa Cruz a probar unas cuantas, pero eso lo contaré en el blog de gastronomía cuando tenga tiempo de actualizarlo. Otra Playa con Kiosko muy interesante para comer es Playa La Zamora, cerca de las Salinas de Fuencaliente, no había ruta de tapas eso si.

20170430_123521
De faros vimos unos cuantos más como el de Punta Cumplida en dirección a Barlovento en el norte de la isla escondido entre plataneras que es de los paisajes más habituales de la isla. Pero hay un mirador en la carretera que pasa por ahí de la que se ve perfecto sin tener que meterte entre las plateneras. Hay un proyecto de conventirlo en hotel, a ver si cuando lo abran podemos ir a quedarnos. Sé de un hotel faro en Inglaterra que vi en un programa de televisión que lo mejoraban y me quedé con las ganas de ir. Descubrimos el acceso después de Charco Azul y la Fajana que son dos piscinas naturales camino de Barlovento dónde paramos pero el día no acompañaba para un baño lamentablemente. El faro de Punta Cumplida creo que fue el que más me gustó pero tengo dudas con el de las Salinas. Igual que es el final d la ruta de los volcanes y verlo después de un rato camininando impresiona mucho. De la ruta de los Volcanes haremos un post porque fue nuestra ruta de senderismo en la isla. A veces en los viajes se nos han colado alguna ruta de pateo como la bajada del Quilotoa en Ecuador o el Queen Maeve Trail en Irlanda pero en este caso ya busqué una ruta sencilla para hacer.
Mar de nubes en el Roque de los Muchachos
Porque una isla como la Palma es para patearla, es la mejor manera de ver los diferentes paisajes que hay, volcánicos, de pinos, de laurisilva… Aunque a veces las nubes no dejen ver el sol para disfrutar de ellos con toda la luz posible y te hace pensar que nunca está despejado en la isla pero lo está y de eso hablaremos en el siguiente post porque como siempre nos hemos alargado mucho poniendoos en situación.

Impresiones Generales de la isla de La Palma (I)

Deja un comentario