Las Piedras Blancas de Dover

laspiedrasblancasdedover640

La semana pasada nos subimos al tren para ir a Sóller, esta semana cambiamos de islas, nos vamos hasta el Reino Unido para visitar dos maravillas naturales del país anglosajón. Los Acantilados de Dover en Inglaterra y La Calzada del Gigante en Irlanda del Norte serán los protagonistas del especial de este fin de semana.

Empezamos por The Dover Cliffs, los acantilados de Dover que visité en abril de 2007, la quinta vez que estuve en Londres. Los acantilados de Dover es una de las estampas más típicas de Inglaterra y además es de los primeros paisajes que se vislumbran al llegar en avión o en barco. Cuando se ve aparecer las montañitas blancas sobre el mar en la ventanilla del avión, no hay duda que ya falta poco para llegar a Londres.

También se conocen como Rocas Blancas de Dover, aunque yo las conocía como piedras blancas de Dover por una tía mía que estuvo allí hace 50 ó 60 años, las llamaba así cada vez que aparecía Londres en la conversación. En ocasión llegó en barco, supongo que desde Calais que es de donde salen los ferries a Dover cruzando el canal de la Mancha y al llegar les hicieron un pequeño control de inmigración, les pidieron el pasaporte y les preguntaron más o menos que venían a hacer. Ahora en el aeropuerto con enseñar el DNI es suficiente como cambian las cosas.

Los acantilados que tienen un altura de poco más de 100 metros deben su famoso color blanco al hecho de estar formados por una piedra tipo caliza del mismo color llamada Creta según la wikipedia. Fueron utilizados durante siglos como defensa natural contra las invasiones del otro lado del canal de la Mancha.

Actualmente es un espacio natural de uso público gestionado por National Trust que es una entidad sin animo de lucro que lo adquirió en 1968. National Trust se encarga de proteger lugares de interés natural, histórico o arqueológico que mantienen estos lugares a través de cuotas de socios, venta de entradas, productos y/o servicios relacionados. También gestionan la Calzada del Gigante entre otros lugares en el Reino Unido.

En el caso concreto de Dover Cliffs el precio de la entrada consiste en el coste del parking con lo que si se sube andando como fue mi caso es gratuita la entrada. Hay que tener un cierta forma física para subir y seguir la ruta completa que llega hasta una playa para los acantilados desde abajo. Pero ver las vistas desde arriba del puerto de Dover y la ciudad también es una interesante opción si te cansas solo de subir por no pensar que se puede ir más allá y dosificar un poco.

Una paseo por las Rocas Blancas de Dover es una visita imperdible si se va la ciudad y una buena excursión para 1 día desde Londres como fue mi caso.

En el próximo post nos vamos a la isla vecina a visitar la Calzada del Gigante.

Hasta la próxima.