Paseando por dos descobrimentos en Belém Lisboa (II)

  • por

monumento-descubrimientos-belem

En el post anterior paseando por Belém nos quedamos en el monumento a los Descubrimientos. Un enorme monumento en forma de proa de barco bien cargado como el camarote de los hermanos Marx. Puede asustar un poco pero es la manera que eligieron en el país de conmemorar las expediciones portuguesas de los siglo XV y XVI en la era de los descubrimientos o Era dos descobrimentos (ou das Grandes Navegações) en portugués. Las famosas expediciones para encontrar el camino a la India circunnavegado África para llegar hasta el océano índico y de allí llegar a Asia cuando no se aceptaba que la tierra era redonda. El objetivo de esas expediciones era principalmente el intercambio comercial y las ansias de expansión de Portugal que fueron posibles gracias al apoyo económico del infante D. Henrique más conocido como Enrique el Navegante. Con estas expediciones además de sustentarse ya que recibía un parte de las ganancias conseguidas, recibía información de primera mano para elaborar los mapas del mundo en su escuela de Cartografía de Sagres. En el post del concurso del btlisboando ya había hablado de eso pero no conocía la relación suya con este monumento.

El monumento actual es de la misma época que el puente 25 de abril y el Cristo Rei, parece que era la tendencia de ese momento, las grandes construcciones. Y en este caso también es una réplica, el original fue creado para una especie de exposición universal centrada en el mundo portugués, Portugal, Açores, Madeira, Mozambique, Macao y otras colonias además de Brasil como país invitado. Aquello se organizó debido a una curiosa coincidencia, en 1140 se fundó Portugal y en 1640 consiguió la independencia de España por lo que 1940 se les ocurrió que era un buena fecha para hacer una exposición sobre la historia del país. De ese evento histórico he podido encontrar un documental al más puro estilo NoDo Español de casi una hora que podéis encontrar en youtube en el que se ve toda la zona de este paseo con la estatua original. Estatua que decidieron quitar en 1958 para poner una réplica en 1960 para conmemorar el quinto centenario de la muerte de Enrique el Navegante como personaje destacado de los descubrimientos. El Padrão dos Descobrimentos como se lo conoce popularmente es un monumento de 52 metros de altura con forma de carabela que incluye el escudo de Portugal y la espada que es el símbolo de la Dinastía Avis, familia a la que pertenecía el infante D. Henrique. Donde además esta representado él mismo junto a otras 32 figuras, navegantes, escritores, científicos, descubridores y algunos miembros de su familia. A parte de monumento es otro mirador más de la ciudad, ya tiene un ascensor y una escalera para subir a lo alto y ver todo Belém desde la cúspide.

mosaico-descubrimientos-belem

Pero abajo del monumento hay también hay mucho que ver en el suelo también de la misma exposición, sale en el vídeo, hay un mosaico con una rosa de los vientos y mapamundi con las conquistas portuguesas con sus respectivas fechas.

Y otro monumento más pequeño que no hay que dejar de ver, si el otro era una carabela, este contiene una avioneta clásica que conmemora el primer vuelo al atlántico sur entre, como no podía ser de otra manera Lisboa y Rio de Janeiro. En la placa adyacente se puede leer la dedicatoria a Sacadura Cabral y Gago Coutinho que fueron los primeros aviadores portugueses en hacer ese recorrido en 1922.

Y nos queda otro monumento en esa zona más conocido, la Torre de Bélem. Se trata de una construcción del siglo XVI en el estilo Manuelino igual que los Jerónimos como torre de defensa y prisión inicialmente. En 1983 la Unesco la declaró patrimonio de la humanidad. En su interior conserva salas que se pueden visitar. Más tarde fue utilizado como aduana, telégrafo y faro.

torre-de-belem

Para acabar este paseo por los descubrimientos portugueses, nada mejor que hacerlo en las coordenadas 38º 41′ de donde salían los barcos las expediciones de los descubrimientos, que esta un poco más allá donde se encuentra el Hotel Altis Belem, que tiene un bar con el mismo nombre. Allí es donde termino el viaje a Lisboa y un buen lugar para terminar este paseo por los Descubrimientos portugueses que nos descubre el Arquitecto Viajero en su blog.

Los comentarios están cerrados.