Jornadas de Recogida de Trufas con Perros en Vino Tinto Adahuesca

El penúltimo fin de semana de febrero lo hemos pasado en Apartamentos Vino Tinto en el pueblo oscense de Adahuesca. Cada año normalmente en Noviembre, este año se ha adelantado/atrasado a Febrero se hace unas jornadas relacionadas con la recogida de Trufas.

20190216_171504
Partes de las trufas recogidas durante la jornada tal cual salieron de la tierra

Sobre las Trufas

La Trufa es un producto culinario de los considerados de lujo que en los últimos años se está cultivando en Aragón. Primero fue en Teruel y ahora en la provincia de Huesca se consigue este exquisito manjar. Esto se debe a la micorrización de arboles como encinas o carrascas (es el nombre que se les da en Huesca) que favorece la aparición del tuber melanosporum en la tierra dónde se planten o estén ya plantados esos árboles.

Entre 8 y 10 años de haber puesto las micorrizas se pueden recoger las primeras trufas. Al estar bajo tierra se necesita la ayuda de perros adiestrados para localizarlas y poder extraerlas. Antes ese trabajo se hacía con cerdos. Se recogen entre los meses noviembre y marzo.

20190216_104258
Una imagen de la plantación de encinas / carrascas micorrizadas

Reconozco que poco sabía de las trufas negras antes de llegar a Adahuesca. Las había probado la noche del miércoles en Huesca en el restaurante La Vicaría en un plato de huevos rotos con foie. Para volverlas a probar tendría que esperar al sábado porque en Vino Tinto Adahuesca tenían preparadas muchas más actividades.

20190215_205815
Un momento de la Cata de Vino D.O. Somontano

Primer día de las jornada de recogida de Trufa en Vino Tinto Adahuesca

El viernes por la tarde empezaron las jornadas con una cata de vino de D.O. Somontano y no de un vino cualquiera. Vino Tinto Adahuesca el vino de la casa elaborado por Bodegas Villa d’Orta que fabrican vinos ecológicos registrados como tal. No puede llamarse un lugar Vino Tinto Apartamentos y Restaurante y no tener su propia marca de vino. Además de tinto, tiene disponible rosado y blanco, lo que dio pie algún que otro chiste.

La presentación y cata la hizo en esta ocasión Alan, uno de los socios de la bodega de origen canadiense. Alan (Alain) nos fue explicando su historia y dando datos de cada uno de los vinos mientras los íbamos probando. Una cata siempre es una buena manera de empezar un fin de semana.

20190215_220913
Cardos y borrajas con almendras del Restaurante Vino Tinto Adahuesca

Después de la cata tuvo lugar la cena en el restaurante Vino Tinto. En esa comida probamos cardos y borrajas que son unas verduras típicas de Aragón y la longaniza de Graus. De longaniza comeríamos más al día siguiente en Graus que es donde fuimos a ver la recogida de trufas. Pero es un producto del que no había oído hablar después de haberme pasado todo el invierno comiendo las butifarras hiperpimentadas del pueblo de mi madre, se agradece encontrar algo menos picante. Aunque los cardos fueron la estrella de esa cena. Para mi también el postre, la tarta de queso de Radiquero, para todo lo que lleve queso soy de miedo, comería queso en cada plato. El queso de Radiquero es de cabra y se elabora a la salida de Adahuesca.

20190216_110950
Un momento de la recolección con trufas en Graus

Segundo día: Recogida de Trufas y Visita a Graus

Al día siguiente después de haber descansado en los apartamentos Vino Tinto Adahuesca, salimos dirección a Graus. El pueblo de las longanizas pertenece ya a la comarca de La Ribagorza más a los Pirineos. Adahuesca forma parte de la sierra de Guara y de la comarca de Somontano.

En Graus nos esperaba un desayuno de cuchillo y tenedor en la plantación de trufas. Antes de ver a los perros en acción había que alimentarse bien. Más longaniza de Graus además de panceta y otra especialidad torteta blanca y negra. Y tampoco faltó el postre, pastillo de calabaza.

20190216_103631
Pastillo de Calabaza para terminar el desayuno de cuchillo y tenedor

Bien alimentados estábamos listos para entrar en la plantación y ver como los perros encontraban las trufas y casi podían sacarlas ellos solos. Igual que existen perros de caza existen perros truferos que los entrenan desde pequeños para que encuentren las trufas. Había una más espabilada que el hambre, rascaba un poco y se iba para otro árbol. El trufero le reclamaba que no había terminado y resulta que ya la había sacado y todo. Los perros y las plantaciones tienen sus días de descanso, dentro de lo que cabe están bien tratados. En principio no es atracción turística ir a ver como recogen los perros las trufas, al menos en Huesca.

20190216_131538
Plaza Mayor de Graus, escenario de las fiestas de San Vicente Ferrer en Septiembre y de anuncios televisivos

Después de la recogida fuimos a hacer una visita guiada a Graus antes de comer. Empezamos el recorrido en el monumento a Joaquín Costa. Joaquín Costa fue un político de la zona que contribuyó a la política educativa y a la construcción de embalses en la zona. El embalse de Barasona que vimos de camino fue promovido por él.

Vimos la plaza mayor donde se celebra el mercado de trufas por la noche en temporada de frutas y el ayuntamiento. También vimos el casco antiguo y llegamos hasta la basílica de la Virgen de la Peña.

20190216_135721
Vistas de Graus desde el Santuario de la Virgen de la Peña

Al terminar el paseo nos esperaba una comida a base de tapas con trufas como ingrediente principal en el restaurante el Pesebre, en el mismo Graus. Comimos micui de foie, bao con molleja, carrillada con queso y trufa rallada, papada de cerdo a la brasa con escalivada y trufa, rollitos de guiso de carne y pastel de almendra trufada.

Este no sería el único menú con trufas que comeríamos ese día, para la cena en Adahuesca teníamos más platos para degustar de tuber melanosporum. Pero antes nos esperaban un par de sorpresas más. Primero una charla sobre teoría trufera, la micorrización, conservación y como se cocinan las trufas a cargo de Javier Turmo, trufero y cocinero.

20190216_154104
Micui de trufa y foie en el restaurante El Pesebre de Graus

Y más tarde aunque no estaba en el plan inicial, visitamos Roda de Isábena un precioso pueblo que conserva su encanto medieval. Fue la antigua capital de la comarca de la Ribagorza y por eso cuenta con catedral aunque actualmente sea un pueblo pequeño. También se puede visitar su claustro e imaginarse como funcionaba el antiguo molino de agua detrás de la catedral. Lo han restaurado dejado sólo lo que quedaba, primero parece solo un pozo pero un poco más allá ves la rueda y encaja todo.

20190216_184052
Claustro de Roda de Isábena

Volviendo a Adahuesca nos esperaba otra estupenda cena en el Restaurante de los Apartamentos Vino Tinto como he dicho antes también a base de trufas. Desde luego la trufa tiene muchas posibilidades en la cocina. Esta vez empezamos con carpaccio de manitas de cerdo con trufas, seguimos con huevos del bosque con 7 setas y trufa, bacalao al pil pil trufado y de postre arroz con leche y mango.

20190216_221555
Huevos del bosque con 7 setas y trufas en Restaurante Vino Tinto Adahuesca

Último día en Vino Tinto Adahuesca, visita a Alquézar

Al día siguiente para acabar la jornada , nos quedaba una visita a Alquézar y una ruta de senderismo por las pasarelas del río Vero. A esta ruta de senderismo le dedicaremos un post más adelante como otras que tenemos en el blog como La Laguna del Quilotoa en Ecuador o de Fuencaliente a las Salinas en La Palma.

20190217_110925

En Alquézar nos hizo una pequeña visita guiada Samuel, el guía de Vino Tinto Aventura. Nos explicó sobre el origen árabe del pueblo y su plaza mayor dónde se celebraba el mercado. Después de esta pequeña visita bajamos por las pasarelas del río Vero, existe una ruta circular para llegar hasta el río y volver al pueblo sin tener que volver atrás.

Y con esto se terminaron la jornada de recogida de trufas con perros en la que ha colaborado Apartamentos Vino Tinto Adahuesca. Hemos estado ahí gracias a una colaboración no directamente relacionada con el blog, pero como hemos visitado lugares interesantes y descubriendo muchas cosas que no sabíamos sobre la trufa nos parecía interesante compartirlo en blog.

Sobre Adahuesca y Apartamentos Vino Tinto Adahuesca

La pequeña población de Adahuesca está al lado de Alquézar, es también de origen árabe cuyo nombre significa hacia Huesca. De hecho se encuentra a 50km de la capital oscense. Es uno de los siete pueblos que se encuentran en la sierra de Guara, una zona prepirenaica también de gran valor natural.

20190214_182644

Vino Tinto de Adahuesca son un complejo de apartamentos en la plaza principal del pueblo, plaza de las Santas Nunilo y Alodia (patronas del pueblo). Están repartidos entre la casa del apotecario del pueblo y la antigua casa familiar de la propietaria. Son apartamentos reformados de estilo moderno respetando el estilo tradicional de la casa y totalmente equipados.

20190214_184340
Imagen de uno de los apartamentos de Vino Tinto Adahuesca

Tienen su propia marca de vino Vino Tinto Adahuesca. Además de un restaurante gestionado de forma externa por Mario y Mariluz que como veis nos dieron muy bien de comer los días que estuvimos allí. Si queréis saber más de los apartamentos y el restaurante podéis echar un vistazo a su página web Apartamentos Vino Tinto Adahuesca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.